jueves, 23 de julio de 2015

"El señor de los anillos", la mística oculta que Tolkien quiso revelarnos.

Cuando Tolkien escribió la saga de "El señor de los anillos", era un ferviente cristiano seguidor de Jesús, inclusive hay datos que revelan que él pertenecía a una logia contraria a la satanista-iluminatti llamada "Martinista", que se oponía a los planes de dominación mundial que actualmente continúan su marcha bajo el marco que el sionismo-satanista internacional ejerce desde las sombras, y que el autor representaba en su obra, como las poderosas fuerzas de Saurón.


Un ojo sobre una torre, muy parecido al ojo de la pirámide que "todo lo ve" iluminatti, del billete de dólar, en clara alusión a las fuerzas sionistas-satanistas actuales.Un ojo sobre una torre, muy parecido al ojo de la pirámide que "todo lo ve" iluminatti, del billete de dólar, en clara alusión a las fuerzas sionistas-satanistas actuales.

Tolkien era conciente de que no podía revelar de manera pública y abierta los planes anti-cristianos de sus archienemigos masones-iluminatti, por el gran poder que tenían (y aún tienen), y con lo que, -sin lugar a dudas, habría puesto en riesgo su vida y la de los suyos-, así es que en una astuta movida -similar a la forma que tuvo Stanley Kubrick para revelarnos la verdadera realidad tras quién realmente manda en el mundo en su film "Eyes wide shut"-, puso a nuestra disposición su conocimiento místico liberador en su obra escrita, que por estos tiempos ha estado de moda por las magistrales películas que Peter Jackson dirigió.

La "Tierra media" que el autor nos pone como marco para su historia entre el bien y el mal (que en el fondo es una más antigua y aún vigente que es entre el amor y el miedo) no es otra cosa que una alegoría de una tierra que se encuentra entre medio de algo...¿pero de que?, pues entre lo que nosotros llamamos el cielo y el infierno, o el nirvana y el inframundo, en simple una "Tierra media" entre el miedo y el amor. Los seres que él nos ilustra provienen en gran medida de la mitología nórdica tales como elfos, orcos y enanos, sumados a los humanos por supuesto.

La batalla entre el bien y el mal por el dominio de "La tierra media" entre djjins y ángeles, tal vez la realidad profunda tras "El Señor de los anillos". Conocimiento de los más altos grados masónicos, algo de lo que Tolkien conocía perfectamente.La batalla entre el bien y el mal por el dominio de "La tierra media" entre djjins y ángeles, tal vez la realidad profunda tras "El Señor de los anillos". Conocimiento de los más altos grados masónicos, algo de lo que Tolkien conocía perfectamente.

En esta tierra media las fuerzas del bien (cielo) y el mal (infierno) encarnarían en una guerra sin precedentes donde los ángeles (elfos) se cuadrarían junto a enanos y humanos para derrotar las fuerzas del Señor Saurón (El aborrecido, un djjin metamórfico), que se las había ingeniado para engañar a los ángeles-elfos, -tomando la forma de uno de ellos- para forjar 20 anillos de poder, incluido uno que creó en secreto para dominar a todos los demás, -el llamado "anillo único"- en una clara analogía con la figura de Satán, y su rol de gran mentiroso y maestro del engaño. Saurón en algún momento logró dominar a 17 de estos anillos, a excepción de los 3 dados a los 3 reyes elfos.

Posteriormente, -y con Saurón al mando de miles de orcos (djjins, demonios)- se llevó a cabo la gran batalla donde Isildur logró cortar el dedo donde Saurón tenía el anillo único, y de esa manera dar un respiro a la "Tierra media", hasta el momento en que Bilbo, y Frodo especialmente, comenzaría su épico viaje para destruirlo.

Saurón  -el aborrecido- , palabra análoga a Saurio (Saurus en latín) que significa "Reptil". De allí es que su "ojo que todo lo ve" tiene aquella pupila característica de una serpiente, o de un ser venido desde la constelación de Alpha Draconis, el disfraz favorito de los Djjins para inducirnos miedo.

"Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos. Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas." rezaba la inscripción en élfico, haciendo referencia a los planes de un Nuevo Orden Mundial con un gobernante único, para precisamente "atarnos a todos a las tinieblas".Saurón -el aborrecido- , palabra análoga a Saurio (Saurus en latín) que significa "Reptil". De allí es que su "ojo que todo lo ve" tiene aquella pupila característica de una serpiente, o de un ser venido desde la constelación de Alpha Draconis, el disfraz favorito de los Djjins para inducirnos miedo. "Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos. Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas." rezaba la inscripción en élfico, haciendo referencia a los planes de un Nuevo Orden Mundial con un gobernante único, para precisamente "atarnos a todos a las tinieblas".

Los 9 de "la comunidad del anillo", encargados de destruir la principal arma de Saurón son representantes de todas las razas buenas de la tierra media, incluida una criatura especial llamada "El Hobbit"...un invento de Tolkien para describir a una criatura aún más pequeña que un enano, tímida, de aspecto tremendamente débil y muy hogareña (de allí tal vez Hobbit, por la palabra Hábitos, en inglés "habit", una criatura ordenada guiada por "hábitos") encarnada en Frodo, que tenía la especial habilidad de resistir como nadie el poder corruptivo del anillo único, y que tal vez por una alegoría, -de tantas- Tolkien nos invita a "vencer" nuestras rutinas, nuestros hábitos para lograr cosas nuevas y maravillosas encarnadas en la travesía del pequeño Hobbit.

Por el otro lado -y como antítesis-, Saurón forjó y entregó a los nueve reyes humanos de la tierra media un anillo a cada uno, con lo que los convirtió en los temibles Nazgul o espectros protectores del "anillo único", lo que llama poderosamente la atención, ya que está en analogía con las actuales nueve familias que controlan todas las finanzas del orbe que son:

1. Familia Rothschild (Londres, Berlín e Israel) (los reyes brujos Nazgul, de Saurón-Satán-Jehová)
2. Familia Rockefeller (EEUU e Israel)
3. Familia Morgan (Inglaterra)
4. Familia Warburg (Alemania)
5. Familia Lazard (París, Francia)
6. Familia Mosés Israel Seif (Italia)
7. Familia Kuhn Loeb (Alemania y EEUU)
8. Familia Lehman Brothers (EEUU)
9. Familia Goldman Sachs (EEUU)

Jabob Rothschild, el rey Brujo, actual líder de las 9 familias Nazgul, y del movimiento sionista-satanista que oprime al mundo con bancos, petróleo, crisis, guerras y muertes tras las falsas democracias mundiales.

Estas 9 familias son adoradoras encubiertas del culto a Amen-Ra, -el Dios Sol oscuro egipcio-, que no era otro que Jehová-Satán, encarnado en la antigua adoración al planeta Saturno, "El Señor de los anillos" del sistema solar.Jabob Rothschild, el rey Brujo, actual líder de las 9 familias Nazgul, y del movimiento sionista-satanista que oprime al mundo con bancos, petróleo, crisis, guerras y muertes tras las falsas democracias mundiales. Estas 9 familias son adoradoras encubiertas del culto a Amen-Ra, -el Dios Sol oscuro egipcio-, que no era otro que Jehová-Satán, encarnado en la antigua adoración al planeta Saturno, "El Señor de los anillos" del sistema solar.

Sin dudas -para mi- que Tolkien encarnó en los Nazgul a estos "reyes" de las finanzas y amos del mundo de los hombres actuales.

En su viaje Frodo sería guiado por la figura más poderosa del lado del bien llamada Gandalf (soñador), un mago gris que aún no alcanza el grado de mago blanco, en claro simbolismo con la figura de Jesús (el gran héroe de Tolkien), de aquel Jesús errante que viajó a la India y a Egipto a aprender de las enseñanzas de los grandes magos de la antigüedad,  como Buda y Osiris -y en este aspecto- debemos saber que los reyes de antaño, todos eran magos, no es casualidad encontrarnos con los 3 reyes magos que llevaron 3 ofrendas cuando Jesús, -rey y futuro mago también-, nació -curioso paralelismo con los 3 anillos que daban poder a los ángeles elfos, reyes supremos de la tierra media, Elrond (Vilya), Gandalf (Narya) y Galadriel (Nenya)-. Otro mago de la antiguedad que utilizaba anillos de poder fue el rey Salomón, cuyas historias acerca de un anillo que poseía, - y que le daba la facultad-, de hasta controlar demonios, mismos que se cuenta le construyeron su templo. Tolkien sabedor de todas estas historias ocultas, nos las puso magistralmente en su obra.

Sin ir más lejos Gandalf el gris es precisamente Jesús que aún no se convierte en Cristo, pues hay que saber que Jesús y Cristo no es lo mismo, el último es un grado, un grado de toma de conciencia en la liberación del espíritu de la corrupta materia, y es así cuando Gandalf muere luchando contra el Balrog (demonio de poder), y luego resucita en un Cristo blanco o Mago blanco, es una magistral alegoría del camino que debemos tomar todos para librarnos de nuestros miedos y así poder crecer.

Gandalf y Cristo, magos blancos grandes guerreros, maestros de la conciencia y el amor.Gandalf y Cristo, magos blancos grandes guerreros, maestros de la conciencia y el amor.

Finalmente y tras toda la epopeya, Frodo se encuentra frente al abismo. en "el monte del destino", donde debe destruir el anillo, (llama la atención que se llamara precisamente así aquel monte, pues es en definitiva un simbolismo de donde todos debemos ir al final de nuestras vidas) y en vez de hacerlo decide quedárselo, en una clara alusión de que el poder del anillo le había tomado, -la materia había ganado-, como le pasa a todos los humanos reencarnados. Pero sorprendentemente Gollum (un hobbit poseído por siglos por el anillo), logra arrebatárselo cortando su dedo (curioso que una vez más fuera cortando el dedo, como en un ritual Yubitsume japonés que se ejecutaba para pedir perdón por algún pecado), resbalando y cayendo al abismo donde finalmente murió y se destruyó el anillo con todo el poder de Saurón.

Con la destrucción del anillo el fin de la tercera edad de la "Tierra media" llegaba a su fin, dando a entender la entrada a la cuarta edad o "cuarta dimensión" donde el espíritu del hombre se logra librar de la materia donde Saurón (Satán) le mantenía encadenado.Con la destrucción del anillo el fin de la tercera edad de la "Tierra media" llegaba a su fin, dando a entender la entrada a la cuarta edad o "cuarta dimensión" donde el espíritu del hombre se logra librar de la materia donde Saurón (Satán) le mantenía encadenado.

Resumiendo todo lo entregado acá, nos podemos dar cuenta que Tolkien era un gran místico que nos quiso revelar el gran secreto del camino que debemos hacer los seres humanos para dejar de ser simples esclavos, y así convertirnos en los dueños de nuestra propia conciencia. Para ello debemos vencer al principal enemigo que no es otra cosa que los miedos que nosotros mismos alimentamos cada vez que decimos "no puedo", "yo no tengo el talento", o "yo no sirvo", sentencias diarias que nos impiden ser libres, pues todo aquello lleva implícito el mandato de "yo no soy capaz de amar". La historia de Frodo (que significa Sabio) es en el fondo una alegoría de un ser que siendo sabio, al final no pudo vencer la ambición de quedar en la materialidad, pues el anillo de oro era una simple alegoría de aquello que llevamos en el corazón (de allí que lo tuviera siempre atado al cuello y en su pecho), si en nuestro corazón acercamos al miedo, estaremos perdidos, pero si llenamos aquel mismo "anillo de poder" con amor, todo será diferente y mejor en nuestras vidas. También, -y por otro lado-, nos muestra a este Gandalf-Jesús que logró vencer su propio miedo ante el Balrog y crecer hasta un Cristo-Mago blanco, lo que revela que Tolkien tenía claro que nuestra gran tarea es crecer hacia la conciencia del amor y derrotar al miedo representado en su obra en la oscura fuerza de Saurón.

Un abrazo senti-mental
Jozaco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog