viernes, 4 de octubre de 2013

En bicicleta hacia el futuro de Latinoamérica

seguros-para-bicicletas
Una encuesta reciente indica que cada vez más países de Latinoamérica estan cambiando el automovil por la bicicleta, y los gobiernos están implementando nuevas ciclovías.
De tiempo para acá en Latinoamérica la bicicleta ha dejado de ser un medio de transporte para los que tienen poco dinero y se ha convertido en un transporte alternativo para oficinistas de traje, personas retiradas y toda clase de citadinos. Y aunque distamos mucho de ser Ámsterdam, por ejemplo, donde la mitad de los viajes se hace en dos ruedas y sin motor, cada vez más la región adopta la bicicleta como medio transporte. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID)organizó una encuesta sobre el fenómeno y concluyó que, de seis grandes ciudades relevadas, Bogotá y Santiago de Chile son las que tienen más kilómetros de ciclovías.
La capital colombiana suma 376 kilómetros de ciclovías permanentes y otros 120 de recreativas, con lo que totaliza 496. Las recreativas son aquellas que se abren cuando se cierran las calles a los vehículos motorizados durante un horario determinado, lo que permite que el público participe en actividades físicas tales como correr, caminar o montar en bicicleta. Esto suele ocurrir los domingos, pero también otros días, según cada ciudad lo disponga. Santiago le sigue con 192 kilómetros de ciclovías permanentes y 26.8 de recreativos, lo que hace un total de 218.8. Lima tiene 110 y seis, respectivamente, es decir, 116 si se suman los kilómetros. Buenos Aires, que en 2009 prácticamente carecía de ciclovías, ahora suma 100 kilómetros de las permanentes. La ciudad de México tiene 96.6 de ciclorrutas estables y 24 de las recreativas, con lo que totaliza 120.6. São Paulo cuenta con 68.3 kilómetros permanentes y 119.7 recreativos, por lo que suma 188, frente a una casi inexistencia de vías ciclistas hace cuatro años.

Receta para jabón casero

Esta fácil receta para jabón casero nos permite revivir una antigua tradición, mientras que personalizamos un producto que usamos diario, con la posibilidad de mantenerlo orgánico.
Lavender_Patchouli_Vegan_Handmade_Soap_by_DeShawn_Marie_3_-500x350
Antes de empezar con el proceso, es importante destacar que aunque hacer jabón no es complicado, sí hay varias medidas de seguridad que debemos de tomar en cuenta antes de empezar.
Hacer jabón es peligroso, ya que está hecho con lejía, agua y una mezcla de aceites, y estos no se mezclan fácilmente, deben calentarse hasta alcanzar temperaturas similares. Cuando la lejía y el agua se mezclan, alcanzan temperaturas muy altas por lo que la mezcla se debe enfriar antes de agregar el aceite.
Los aceites deben calentarse con cuidado y gradualmente. Nunca se deben de calentar mucho, y cada aceite tiene su propio índice de saponificación, qué es lo que define la cantidad de lejía que se debe utilizar para convertirlo en jabón, por lo tanto, si se les acaba el aceite de coco no pueden remplazarlo con aceite de olivo.
La lejía quema, por lo que deben utilizar gafas de protección y un tapabocas.  Necesitarán un molde, se recomienda usar uno de vidrio de 35cm x 15cm x 13cm.
3585699_f520
Ingredientes:
Lejía: mezclar en una taza medidora, mover con un palillo (como los de comida china, limpio).
  • 700 mililitros de agua purificada
  • 270 gramos de lejía
  • Aceites (mezclar en una olla grande)
  • 955 gramos (4  ½ tazas) de aceite de oliva (el aceite barato funciona mejor que el extra-virgen).
  • 390 gramos (2 tazas) de aceite de coco
  • 515 gramos (2 tazas) de aceite de semilla de uva

  • Instrucciones:
  1. Dejar que la mezcla de lejía se enfríe hasta 110°C, calentar aceites hasta los 110°C. Cuando ambos lleguen a la misma temperatura lentamente mezclar la lejía en la olla de los aceites. Mezclar con una licuadora de mano (una especial que no usen para cocinar) o batir a mano, pero tomará hasta una hora.
  2. Mezclar hasta que todo se integre y la mezcla sea opaca (esto tomará de 3 a 5 minutos).
  3. Una vez que esté opaca la mezcla, agregar 10 mililitros de aceite de canela o lavanda. Mezclar muy poco.
  4. Verter en el molde. Cuando el jabón se endurezca sacar del molde y cortar en barras. Sobre papel dejar en un sitio seco y fresco por dos semanas, voltear las barras. Usar después de un mes.

Archivo del blog