sábado, 13 de julio de 2013

FIBROMIALGIA ¿UN MAL EN AUMENTO?.



RECIENTES ARTÍCULOS MÉDICOS, MARCAN UN CRECIMIENTO DE LA ENFERMEDAD. EL 90% DE LOS PACIENTES SON MUJERES. UN MAL QUE DEBEMOS CONOCER EN PROFUNDIDAD. EL TRATAMIENTO MÉDICO Y LAS TERAPIAS COMPLEMENTARIAS, REFLEXOLOGÍA, REIKI, YOGA, AROMATERAPIA, HIDROTERAPIA Y HOMEOPATÍA. UNA CORRECTA DIETA AYUDA, Y MUCHO. TODO EN ESTE ARTÍCULO.

ACLARACIÓN: Ya hemos publicado un artículo sobre Fibromialgia, pero el presente es un tratado ampliado, si bien es largo podemos decir que su lectura es sumamente fácil y necesaria para entender la enfermedad y contar con múltiples herramientas al momento de su tratamiento.

En el año 1992 la fibromialgia fue reconocida por la OMS como una nueva entidad clínica, denominada "síndrome de fibromialgia", que fue incorporada a la clasificación internacional de enfermedades. La OMS define la entidad clínica como: "aquella alteración o interrupción de la estructura o función de una parte del cuerpo, con síntomas y signos característicos y cuya etiología, patogenia y pronóstico pueden ser conocidos o no". Estas condiciones se dan en la fibromialgia que presenta síntomas y signos típicos con una etiopatogenia multifactorial en la que se combinan factores genéticos y epigenéticos que condicionan una alteración persistente del sistema de autorregulación y control del dolor y del estrés en el Sistema Nervioso Central.

COMENZAMOS CON UN BREVE RESUMEN DE FÁCIL LECTURA

Fibromialgia

Es un síndrome común en el cual una persona tiene dolor prolongado en todo el cuerpo y sensibilidad en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos.
La fibromialgia también ha estado relacionada con fatiga, problemas de sueño, dolores de cabeza, depresión y ansiedad.

Causas

Se desconoce la causa. Las posibles causas o desencadenantes de la fibromialgia abarcan:

• Trauma físico o emocional.
• Una respuesta anormal al dolor. Áreas en el cerebro que son responsables del dolor pueden reaccionar de manera diferente en los pacientes con fibromialgia.
• Alteraciones del sueño.
• Infección, como un virus, aunque no se ha identificado ninguno.

La fibromialgia es más común entre las mujeres de 20 a 50 años.
Las siguientes afecciones se pueden ver con la fibromialgia o simular sus síntomas:

• Dolor crónico del cuello o la espalda
• Síndrome de fatiga crónica
• Depresión
• Hipotiroidismo (baja actividad de la tiroides)
• Enfermedad de Lyme
• Trastornos del sueño

Síntomas

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor y éste puede ser leve o intenso.

• Las áreas del dolor se denominan puntos de sensibilidad, los cuales se encuentran en el tejido blando de la parte posterior del cuello, los hombros, el tórax, la región lumbar, las caderas, las espinillas, los codos y las rodillas. El dolor se irradia luego desde estas áreas.
• El dolor se puede sentir como profundo, punzante o urente.
• Las articulaciones no se afectan, aunque el dolor puede sentirse como si proviniera de ellas.

Las personas con fibromialgia tienden a despertarse con dolores y rigidez en el cuerpo. Para algunos pacientes, el dolor mejora durante el día y empeora durante la noche. Algunos pacientes presentan dolor todo el día.
El dolor puede empeorar con la actividad, el clima húmedo o frío, la ansiedad y el estrés.
La fatiga, el estado de ánimo deprimido y los problemas con el sueño se ven en casi todos los pacientes con fibromialgia. Muchos dicen que no pueden conciliar el sueño o permanecer dormidos y se sienten cansados cuando despiertan.

Otros síntomas de fibromialgia pueden abarcar:

• Síndrome del intestino irritable (SII)
• Problemas de memoria y concentración
• Entumecimiento y hormigueo en manos y pies
• Disminución de la capacidad para el ejercicio
• Jaquecas o migrañas tensionales

Pruebas y exámenes

Para un diagnóstico de fibromialgia, usted debe haber tenido por lo menos tres meses de dolor generalizado, además de dolor y sensibilidad en por lo menos 11 de 18 áreas, entre ellas:

• Brazos (codos)
• Nalgas
• Tórax
• Rodillas
• Región lumbar
• Cuello
• Caja torácica
• Hombros
• Muslos

Los exámenes de orina y sangre generalmente son normales; sin embargo, se pueden hacer exámenes para descartar otras afecciones que puedan provocar síntomas similares.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas, al igual que ayudar a que la persona le haga frente a dichos síntomas.

El primer tipo de tratamiento puede involucrar:
• Fisioterapia.
• Ejercicio y un programa de acondicionamiento.
• Métodos para aliviar el estrés, como masaje suave y técnicas de relajación.

Si estos métodos no funcionan, el médico puede recetar un antidepresivo o relajante muscular. El objetivo de la medicación es mejorar el sueño y la tolerancia al dolor. El medicamento se debe usar junto con el ejercicio y la terapia conductista. La duloxetina (Cymbalta), pregabalina (Lyrica) y milnacipran (Savella) son medicamentos que están específicamente aprobados para tratar la fibromialgia.

Sin embargo, también se utilizan muchos otros fármacos para tratar esta afección, como:
• Anticonvulsivos.
• Otros antidepresivos.
• Relajantes musculares.
• Analgésicos.
• Ayudas para dormir.

La terapia cognitiva conductista es una parte importante del tratamiento. Esta terapia le ayuda a uno a aprender como:

• Manejar pensamientos negativos.
• Llevar un diario de su dolor y síntomas
• Reconocer qué empeora los síntomas.
• Buscar actividades agradables.
• Establecer límites.
Los grupos de apoyo también pueden ser muy útiles.

Otras recomendaciones abarcan:
• Alimentarse de manera equilibrada.
• Evitar la cafeína.
• Practicar buenas rutinas para dormir con el fin de mejorar la calidad del sueño.
• Acupresión y acupuntura.

Los casos graves de fibromialgia pueden requerir la remisión a una clínica del dolor.

Expectativas (pronóstico)

La fibromialgia es un trastorno crónico. Algunas veces, los síntomas mejoran. Otras veces, el dolor puede empeorar y continuar durante meses o años.
Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico si tiene síntomas de fibromialgia.

Prevención

No existe una forma de prevención conocida.

PARA NO CONFUNDIRSE CON EL –SINDROME DE FATIGA CRÓNICA-, VEREMOS SOBRE ÉL

Es un cansancio intenso y continuo que no se alivia con el descanso y no es causado directamente por otras enfermedades.

Causas

Se desconoce la causa exacta del síndrome de fatiga crónica (SFC). Algunas teorías sugieren que puede deberse a:

• El virus de Epstein-Barr (VEB) o el virus del herpes humano tipo 6 (HHV-6). Sin embargo, no se ha identificado ningún virus específico como la causa.
• Inflamación en el sistema nervioso, debido a una respuesta defectuosa en el sistema inmunitario.
Lo siguiente también puede jugar un papel en el desarrollo del SFC:

• Su edad
• Enfermedad previa
• Estrés
• Genética
• Factores ambientales
Este síndrome ocurre con mayor frecuencia en mujeres de 30 a 50 años.

Síntomas

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son similares a los de la gripe y otras enfermedades virales comunes y abarcan dolores musculares, dolor de cabeza y fatiga extrema. Sin embargo, los síntomas del SFC duran por seis meses o más.

El síntoma principal del SFC es el cansancio (fatiga) extremo, el cual es:
• Nuevo.
• Dura al menos seis meses.
• No se alivia con el reposo en cama.
• Tan intenso que le impide a usted participar en ciertas actividades.

Otros síntomas abarcan:
• Sentirse muy cansado durante más de 24 horas después de realizar ejercicio que normalmente se consideraría fácil.
• No sentirse descansado después de haber dormido suficiente tiempo.
• Falta de memoria.
• Problemas para concentrarse.
• Confusión.
• Dolor articular pero sin hinchazón ni enrojecimiento.
• Dolores de cabeza diferentes a los que ha tenido en el pasado.
• Irritabilidad.
• Fiebre leve: 101° F (38.3° C) o menos.
• Dolores musculares (mialgias).
• Debilidad muscular en todo el cuerpo o en distintas partes, que no es causada por ningún trastorno conocido.
• Dolor de garganta.
• Sensibilidad en los ganglios linfáticos del cuello o la axila.

BIEN, YA SABEMOS QUE ES LA FIBROMIALGIA Y UN BREVE RESUMEN DE CÓMO LA MEDICINA LA TRATA. SIN DESMEDRO AL TRATAMIENTO CONVENCIONAL DE LA ENFERMEDAD VEREMOS COMO DIFERENTES TERAPIAS COMPLEMENTARIAS CONTRIBUYEN A PALIAR SÍNTOMAS Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA. COMO SIEMPRE DECIMOS, NINGUNO DE ELLOS SUSTITUYE LO INDICADO POR SU MEDICO DE CABECERA, PERO SEGURAMENTE EL FACULTATIVO VERÁ CON BUENOS OJOS EL COMPLEMENTO.

LA REFLEXOLOGÍA Y LA FIBROMIALGIA

Primero es sumamente complicado definir un patrón general, ya que la enfermedad no lo tiene y como ya leímos cada paciente presenta diversas dolencias o síntomas, inclusive debemos considerar un párrafo especial, pueden presentar dolores en pies y manos, lo que ya dificulta el masaje en sí.

Evidentemente se convierte en FUNDAMENTAL, comenzar escuchando al paciente y confeccionar una ficha sobre sus síntomas y dolencias, casi podríamos arriesgar a decir que en una primera visita solo intentaríamos relajarlo en la medida de lo posible, para tomarnos nuestro tiempo en confeccionar un plan a seguir.
Veamos de sintetizar algunos trastornos que podríamos enfrentar tomando en cuenta una nota de Adela Carrasco y la que precede:

- Trastornos del sueño
- Fatiga crónica
- Cefaleas
- Colon irritable
- Desórdenes menstruales
- Síntomas neurológicos como entumecimiento, sensación de hormigueo en las extremidades, hipersensibilidad en ciertas áreas de
la piel, hinchazón en manos y piernas, falta de habilidad, y dificultad al andar...
- Ansiedad, tristeza, depresión, etc.

Podríamos decir entonces que si nos encontramos con un paciente que llega con dolores en las extremidades a trabajar, lo primero que debemos hacer es bajar la probable hinchazón, ¿retención de líquidos?, es altamente probable, no olvidemos como ya leímos antes los trastornos de hígado y riñón que puede presentar, entonces comenzamos con un masaje muy suave y no abocamos a drenar la zona, evidentemente rodeando por el momento los otros síntomas.

Una vez que logramos preparar el “campo de acción”, comenzaremos con la limpieza del organismo, favoreciendo la eliminación de toxinas, para luego fortalecer el sistema hormonal. Trabajado esto, seguimos con el sistema nervioso para recién luego trabajamos lo que refiere a músculos y estructura ósea.

Algunas zonas reflejas a tener siempre en cuenta:
PLEXOS MESENTÉRICO Y CELÍACO
HIPÓFISIS
HIGADO
PÁNCREAS
SISTEMA INMUNOLÓGICO (RECUERDAN, LO VIMOS HACE POCO)
BAZO
TIMO
GLANDULA SUPRARRENAL

Es importante manejara el día a día de sus síntomas, tanto aquellos que vemos reflejados como los que nos manifiesta el paciente, llevar al día su ficha, medir las evoluciones y las involuciones. Es decir, si bien siempre vamos a trabajar con el patrón que nos trazamos en mantener a ese paciente desintoxicado y emocionalmente equilibrado, no podemos dejar de prestar atención a aquello que lo angustia o molesta, ya que al tratarse de una enfermedad crónica nuestro principal objetivo debe ser que la sobrelleve de la mejor forma posible.


Por último si lo encontramos con dificultades para dormir, una secuencia que nunca falla y según recomienda Adela, 500 cm3 de agua tibia luego de esta secuencia finalizada la digestión:

- Plexo Solar
- Riñón
- Uréter
- Vejiga
- Senos Frontales
- Glándula Pineal o Epífisis (junto a Sien/Nervio Trigémino)
- Sien/Nervio Trigémino
- Cerebelo
- Cuello
- Pulmones
- Glándula Suprarrenal
- Ovarios/Testículos
- Riñón
- Uréter
- Vejiga
- Plexo Solar


Como decimos siempre, el diagnóstico y tratamiento principal lo tiene el facultativo en medicina, pero como muchos medicamentos son para paliar síntomas, analgésicos y otros para favorecer el descanso, estamos seguros que la ingesta de los mismos bajara notablemente y quien padece esta enfermedad se sentirá muchísimo mejor.

En el Hospital de Clínicas General San Martín y a cargo de la Dra. Lunic, se lleva adelante un programa para pacientes con Fibromialgia quienes son tratados con Reflexología. El mismo es SIN CARGO ALGUNO. Informes en el Hospital, lo ideal es los días Miércoles por la mañana.

UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN PARA PACIENTES CON FIBROMIALGIA. ATENCIÓN SIEMPRE CONSULTARLA CON SU MÉDICO EN CASOS COMO DIABÉTES, HIPERTENSIÓN, COLESTEROLEMIA Y OTRAS AFECCIONES NO RELACIONADAS CON LA FIBROMIALGIA

Alimentación en la fibromialgia

Las características que debe tener la alimentación para las personas con fibromialgia distan en muchos aspectos de la alimentación de la persona sana, esto es debido a que las necesidades de muchos nutrientes se encuentran aumentadas.

Por lo general, en el organismo de las personas con fibromialgia se produce una pérdida crónica de calcio y magnesio. Esta bajada de minerales genera contracturas espasmódicas en los puntos dolorosos de la musculatura descritos anteriormente. Además, también es frecuente encontrar un déficit de Selenio, Zinc, Iodo, Hierro y Vitamina D.

Las necesidades de macronutrientes (azúcares, grasas y proteínas) son las siguientes:

• Proteínas: Deben aportar un 15% de la energía que se consume a lo largo del día. Del consumo total de proteínas sólo un 40% debe ser de origen animal y un 60% de origen vegetal. Los principales alimentos de este grupo a consumir deben ser el pescado, las legumbres y los huevos.
• Hidratos de carbono: Los azúcares deben representar entre un 45 – 50% de la energía que se consume a lo largo del día. De estos un 40% deben ser hidratos de carbono complejos o de absorción lenta y menos de un 10% a través de azúcares sencillos. Los alimentos de este grupo a consumir de manera mayoritaria deben ser las legumbres, los tubérculos, la verdura, la fruta y en menor cantidad los cereales.
• Lípidos: Las grasas tienen que representar el 35% de la energía que se consume a lo largo del día. De estas menos de un 7% deben ser ácidos grasos saturados, un 20% ácidos grasos monoinsaturados, entre un 5 – 7,5% ácidos grasos poliinsaturados y menos de un 1% acidos grasos trans. Además es importante consumir ácidos grasos omega-3 (2 gr. de linolénico) y ácidos grasos omega-6 (un 6%). En cuanto al colesterol un máximo de 300 mg. al día. La fuente de alimentación de todas estas grasas debe ser el pescado azul, el aceite de oliva virgen, los frutos secos y las semillas.


Las necesidades de micronutrientes (vitaminas y minerales) también se ven modificadas. En cuanto a minerales cabe destacar las cantidades de calcio (mínimo 1.500 mg/día), magnesio (entre 400 – 1.000 mg/día), zinc (10 mg/día) y selenio (70 µg/día). Las necesidades de vitaminas también se encuentran aumentadas, vitamina A (mínimo 1.000 µg/día), vitamina C (entre 80 – 300 mg/día), vitamina E (mínimo 10 mg/día), vitamina B6 (mínimo 1,5 mg/día) y ácido fólico (mínimo 400 µg/día).
Para la fibra dietética se establece un consumo de 30 – 40 gr. al día, que la aportarán principalmente las legumbres, la fruta, la verdura, las semillas y los cereales integrales.


Dieta para la fibromialgia

Para desarrollar una dieta adaptada a la persona que sufre fibromialgia hay que verificar primero si existe alguna alergia o intolerancia alimentaria. El 7% de las personas que tienen fibromialgia también tienen alguna alergia o intolerancia (en la población en general sólo entre un 2-5%). La más frecuente es la intolerancia a la lactosa, seguida por la alergia a la piña, a las fresas, a la soja y a las frutas cítricas.

Uno de los principales objetivos nutricionales para tratar las enfermedades autoinmunes como la fibromialgia es potenciar el sistema inmunitario a través de un buen consumo de vitaminas, minerales y proteínas.

Las principales recomendaciones dietéticas para la fibromialgia son:

• Realizar una alimentación basificante, es decir, rica en minerales como el magnesio, el calcio y el potasio, y pobre en sodio (sal).
• Hacer un buen aporte de antioxidantes: vitamina C, A, E, Selenio, Zinc y fitoquímicos como los flavonoides o la quercetina.
• Hacer una ingesta correcta de vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal.
• Consumir Omega-3 por su efecto antiinflamatorio y mejora de los estados de depresión.
• Mejorar la absorción intestinal de nutrientes a través de una flora sana y el aporte de fibra.
• Consumir alimentos ricos en Beta-carotenos para garantizar un buen estado de las mucosas internas y mejorar su hidratación.
• Consumir vegetales crudos en las comidas principales para aumentar el aporte de vitaminas antioxidantes.
• Ingerir frutos secos a diario por su aporte en minerales basificantes y en ácidos grasos saludables.
• Para asegurar un buen aporte de energía y nutrientes se recomienda fraccionar bien la comida en 5 tomas al día.
• Todo esto teniendo en cuenta que se tiene que poder llevar a cabo de manera fácil y sin mucho esfuerzo. ¿Cómo? Es necesario realizar una planificación semanal de las comidas para organizar bien la compra. Elegir recetas de fácil preparación y digestión para evitar provocar más cansancio a la persona.

EL YOGA Y LA FIBROMIALGIA

¿Cómo puede ayudar el Yoga a combatir los efectos y las causas de esta enfermedad?

No se sabe con certeza cual es su origen aunque parece ser una hiperactividad del sistema nervioso neurovegetativo: una parte del sistema nervioso que controla, con mecanismos reflejos, numerosas funciones del organismo como la contracción muscular. Esta hiperactividad es el resultado de una carencia de serotonina, sustancia que se produce a nivel cerebral y que, además, es muy importante en la regulación del dolor y del bienestar. En este sentido, el Yoga puede tener un papel fundamental ya que sus efectos aumentan el flujo de energía vital, relajando la estructura muscular y facilitando la mejora del funcionamiento de los órganos internos.

Se ha comprobado que son las mujeres, a partir de los 35-40 años, quienes sufren con mayor frecuencia de fibromialgia. Hay, por lo tanto, una influencia importante de factores hormonales; las mujeres en edad premenopáusica, son el rango de población con mayor riesgo. Por otra parte, se han detectado también que situaciones de estrés como las tensiones familiares, las discusiones o la incapacidad de afrontar las dificultades cotidianas, son otras de las causas desencadenantes de la enfermedad. El Yoga propone diferentes técnicas de percepción del propio cuerpo encaminadas al control de los procesos que implican cambios psicofísicos. Uno de los objetivos más importante de la práctica yóguica, trata de poner en marcha un "proyecto de realidad" encaminado a tomar conciencia objetiva de lo que ocurre tanto dentro de uno mismo como en todo lo que forma parte del contexto de vida real de una persona, para, progresivamente, desarrollar los mecanismos de equilibrio y serenidad que permiten, por un lado, el desbloqueo físico, la distensión muscular, la mejora del sistema respiratorio, endocrino...; y por otro, la expansión psíquica, el control de las emociones, la mejora del sistema nervioso y, en general, la armonía y la salud mental.

Los mecanismos implicados en la Fibromialgia atañen a todos los aspectos de la vida. "Mialgia" significa dolor muscular y "fibro" hace referencia a tejidos fibrosos, es decir, tendones y ligamentos. Si partimos de la base de que esta enfermedad pone en tensión continua los músculos de todo el cuerpo, especialmente los localizados en el cuello, espalda y piernas, estaremos en disposición de comprender el alcance que dicha sensación puede tener, no solo en el cuerpo, sino en la mente y, como consecuencia, en la vida de quien lo padece.

El cansancio constante es la repercusión más inmediata que provoca la rigidez muscular generando estados de fatiga crónica que, a su vez, impiden el descanso adecuado y regenerador. Tengamos presente que la actividad onírica (el sueño) es una función indispensable para el buen funcionamiento del ser humano. Las técnicas de relajación y meditación de la tradición yóguica están encaminadas a la consecución de un estado total de relajación física y mental produciendo cambios importantes en el sistema nervioso y procurando la distensión y el descanso profundo de los músculos del cuerpo.

s fundamental tener en cuenta que los beneficios del Yoga son mayores cuanto más constante es la práctica. En el caso particular de los enfermos de fibromialgia, se impone una mayor fuerza de voluntad dada la fatiga y el cansancio constante que padecen, así que, se aconseja siempre una inmersión progresiva y el apoyo persistente del profesor de yoga teniendo en cuenta las características individuales. Veamos los aspectos fundamentales en que incide la práctica del Yoga:

• La respiración diafragmática que consiente y asegura la atención y la concentración necesarias para encontrar el punto que permite la "no acción" y la eliminación de la rigidez: relajación del cuerpo y la mente.

• La relajación Muscular que reduce la hiperactividad neurovegetativa. Durante el relax, el cerebro emite ondas alfa que facilitan la calma y permiten un trabajo interior profundo. Puede activarse la "conciencia testigo" que en Yoga se utiliza como medio de observación y percepción externa para generar una actitud de aceptación. Este ejercicio es fundamental a la hora de combatir el dolor porque no olvidemos que la mente domina las funciones de todo el cuerpo. La respiración yóguica permite un control consciente de las frecuencias cerebrales. Según algunos estudios electroencefalográficos realizados durante el sueño de un paciente fibromiálgico, éste mantiene una actividad similar a las ondas en frecuencia de alerta (beta). El ejercicio que permite permanecer y desarrollar ondas alfa es una de las ayudas más importantes que el Yoga propone para esta enfermedad.

• El ejercicio físico. Sobre este punto, las técnicas yóguicas tienen mucho que decir. Es evidente que si hablamos de una enfermedad cuyo primer síntoma relevante es la tensión muscular, el sentido común nos dice que una actividad que aumente dicha tensión, se verá, rápidamente, como un empeoramiento de las manifestaciones de rigidez. Esto es todavía más extremo en el caso de las personas con fibromialgia ya que el aumento de tensión muscular provoca en ellos una disminución de riego sanguíneo y, por lo tanto, un déficit de oxígeno y una menor capacidad de soportar el esfuerzo. Por otra parte, la inmovilidad total sería causa de atrofia progresiva de articulaciones y músculos así como de aumento del dolor.

El ejercicio que propone el Yoga se revela ideal en esta situación. En Yoga, cada movimiento y estiramiento se producen desde la relajación y son acompañados por una respiración que, a su vez, ayuda en dos direcciones: hacia la actividad y hacia la distensión total del músculo. Es la actividad vivida desde la relajación . Esto exige comenzar desde cero, es decir, aprendiendo a relajar y a respirar para después ir introduciendo suaves ejercicios que consientan progresar adecuadamente.

• La reeducación de la mente a través de la meditación. Las técnicas de concentración y percepción tienen como objetivo evitar los factores agravantes . Estos factores se refieren, sobre todo, a la influencia que tienen sobre la psique del paciente las tensiones normales o excepcionales de la vida.

• La canalización y el control de las alteraciones psicológicas causadas por los cambios que la enfermedad produce en la persona. Mediante el aprendizaje de la respiración consciente y la relajación, así como de un ejercicio que permita volver a recuperar la elasticidad y la capacidad de esfuerzo, el paciente puede lograr estados de serenidad que repercuten en la distensión total de los músculos del cuerpo, reconducen las emociones y, al fin, proporcionan una calidad de vida mayor.

Es fundamental la actitud y el deseo de recuperación como también es muy importante comprender la enfermedad y aprender a convivir con ella. La contribución del Yoga como apoyo terapéutico es reconocida y ampliamente probada. Se trata de comenzar dando el primer paso dentro de uno mismo; hacer visible aquello que es invisible y poner en marcha los mecanismos que rompen el circulo vicioso dolor-tensión-miedo-dolor.Las herramientas que propone el Yoga llevan a cambios que son dirigidos por uno mismo, graduales y tremendamente dulces.

Fuente: www.fibromialgia.com.ar

TAI CHI Y FIBROMIALGIA, INTERESANTE ARTÍCULO DEL DIARIO “LA NACIÓN”

NUEVA YORK (AP).- Los ejercicios de tai chi aliviaron los dolores de articulaciones y otros síntomas de fibromialgia en un estudio reducido pero preciso sobre esta antigua forma china de ejercitación. El tai chi combina meditación con movimientos lentos y delicados, respiración profunda y relajación. Puede mejorar el tono muscular, el equilibrio, el sueño, la coordinación y, según indican algunas evidencias, la fibromialgia.
Los síntomas de la enfermedad incluyen fatiga, dolor corporal y flojera en las articulaciones, músculos y otros tejidos. Es más frecuente en las mujeres de edad mediana. Se desconoce la causa de la fibromialgia y la falta de signos eficientes o de pruebas definitivas ha llevado a algunos médicos a preguntarse si es un problema físico o sicológico.
El estudio dirigido por el doctor Chenchen Wang, de la Facultad de Medicina de la Universidad Tufts en Boston incluyó 66 pacientes de fibromialgia asignados a ejercicios de tai chi o bien a educación para el bienestar y ejercicios de estiramiento dos veces por semana durante 12 semanas.
Los síntomas mejoraron significativamente para el grupo de tai chi y poco para los demás, según un cuestionario de uso frecuente. Se registraron mejoras en dolor, estado de ánimo, calidad de vida, sueño y capacidad de ejercitación, efectos que se mantenían 24 semanas después del comienzo del estudio. Los resultados se publicaron en la edición del jueves de la revista New England Journal of Medicine.
En una editorial, dos médicos y un especialista en medicina oriental del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, calificaron los resultados de ``estimulantes´´ y ``notables´´, aunque dijeron que no está claro en qué medida el beneficio se debe al efecto placebo. Concluyeron que los resultados deberían replicarse en un estudio más numeroso.
El principal patrocinador del estudio fue el Centro Nacional de Medicina Complentaria y Alternativa, del gobierno estadounidense. Varios autores han recibido subsidios federales para investigaciones holísticas y uno tiene una relación financiera con compañías que elaboran fármacos para tratar la fibromialgia.

REIKI Y FIBROMIALGIA, POR BIENESTAR REIKI

Reiki como terapia holística, se ha mostrado especialmente eficaz en la fibromialgia. En estudios publicados se ha contrastado las soluciones que Reiki aporta a las personas afectas de esta enfermedad.

El Reiki actúa en la fibromialgia en tres etapas:

1. Alivia y disminuye el dolor. La profunda relajación y paz que aparecen durante las sesiones suele aliviar los dolores constantes que sufren las personas afectas de fibromialgia.
2. Cambia el estado mental del paciente. Como consecuencia de este cambio y la sensación de paz y tranquilidad , la persona es más feliz y como consecuencia experimenta menos dolor día a día.
3. Sana la causa de la enfermedad. En Reiki consideramos que todas las enfermedades parten de una causa emocional más profunda. A lo largo de las sesiones, la terapia actuará sanando la causa tanto consciente como inconscientemente.

LA FIBROMIALGIA


Considerada como una enfermedad reumática crónica. Definida por un grupo de sintomas y trastornos musculoesqueléticos que se caracteriza fundamentalmente por fatiga extrema, dolor persistente, rigidez de intensidad variable de los músculos, tendones y tejido blando circundante, y un amplio rango de otros síntomas psicológicos, como dificultades para dormir, rigidez matutina, dolores de cabeza y problemas con el pensamiento y la memoria, algunas veces llamados «lagunas mentales», que suelen impedir el funcionamiento rutinario del sujeto.
Su etiología no está bien definida se piensa que se agrava debido a estrés físico o mental, trastornos del sueño, frio, o enfermedades reumáticas previas.
Otros factores señalados como agravantes o desencadenantes de la enfermedad son: factores genéticos, factores psicosomáticos como ansiedad o depresión, estrés e infecciones virales o bacterianas.

El diagnostico de la fibromialgia es clínico, descartándose de otras afecciones similares como lupus, artritis, espondiloartropatias….etc.
Una vez descartadas otras enfermedades se realiza la comprobación de los denominados puntos gatillo del síndrome miofascial. Existen un total de 18 puntos gatillo y se considera que puede haber fibromialgia cuando al aplicar una presión de cuatro kilogramos sobre dichos puntos, el paciente reporta dolor en 11 o más de ellos. Esta técnica fue desarrollada por el colegio americano de Reumatología.

TRATAMIENTO

Es importante entender que nos encontramos ante una enfermedad compleja que incluyo un tratamiento multidisciplinar aunando esfuerzos para mejorar el bienestar y la calidad de vida de la persona.

Entre las opciones de tratamiento disponibles en la actualidad se citan:
• Medicación
• Programas de ejercicios (masajes, natación, terapia ocupacional…etc).
• Educación sanitaria


ESTUDIO DE REIKI Y FIBROMIALGIA

-”Touch the pain away: new research on therapeutic touch and persons with fibromyalgia syndrome. Denison B. Wichita State University and the Kansas Heart Hospital, Wichita, KS, USA. bdenison@sbcusa.com”

Resumen:

Aleje el dolor tocando: nueva investigación sobre el Toque Terapéutico en personas con fibromialgia. Denison B. La Universidad Estatal de Wichita y el Hospital de cardiología de Kansas, Wichita, KS, USA. bdenison@sbcusa.com Este estudio piloto probó la efectividad de 6 tratamientos con Toque Terapéutico como tratamiento para el dolor y la calidad de vida de las personas con fibromialgia. Descubrieron que los pacientes que recibían Toque Terapéutico, estadísticamente tenían un significativo descenso del dolor antes y después de cada tratamiento de Toque Terapéutico, así como una significativa mejora en su calidad de vida desde el primero hasta el sexto tratamiento. La técnica del toque terapéutico puede ser un tratamiento efectivo para aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida para este grupo específico de población que sufre fibromialgia. PMID: 15222602 [PubMed - indexed for MEDLINE]

AROMATERAPIA E HIDROTERAPIA

Aromaterapia

Para aliviar el dolor, utiliza alguno de los siguientes aceites esenciales en un baño: manzanilla, lavanda o romero para reducir la inflamación, y pimienta negra, jengibre, o eucalipto para estimular el flujo sanguíneo a los músculos.

Para eliminar toxinas, utiliza melisa o enebro. Añádelas a un aceite base y utilízalo para un masaje linfático.

Para reducir el estrés prueba diversas esencias hasta encontrar varias que te gusten y úsalas alternando entre ellas para impedir la habituación. El mejor modo de usarlas para este fin es mediante un difusor. Puedes empezar con los aceites esenciales de lavanda, manzanilla, jazmín o rosa.

Hidroterapia

El agua caliente puede servir de gran ayuda para las personas con fibromialgia. Toma una ducha caliente por las mañanas, cuando el dolor suele ser más intenso.

Por la noche, si tienes problemas para dormir, date un baño caliente antes de irte a la cama. Una sauna o compresas calientes son también un buen modo de relajar los músculos.

HOMEOPATÍA Y FIBROMIALGIA www.fibromialgia.com.ar

La palabra homeopatía proviene del griego "homios", lo cual significa semejante a lo mismo y del "patos", o padecimiento. Esta surgió tan temprano como en el siglo 18 y fue desarrollada por el doctor alemán Samuel Hahnemann.

A finales del siglo 19 la homeopatía era altamente practicada en los Estados Unidos, donde ya existían 22 escuelas de medicina homeopática y 15% de los médicos ya la practicaban.

La homeopatía estudia al individuo como un "todo" y enfatiza que el cuerpo posee una fuerza vital que mantiene el estado de salud y la enfermedad aparece cuando se pierde este equilibrio. El principio fundamental de la homeopatía es que "lo semejante cura lo semejante". Es decir, la sustancia que causa los síntomas de enfermedad en una persona sana, puede tratar los mismos síntomas de enfermedad en una persona enferma.

Los homeópatas tienen la teoría de que el suficiente parecido entre la enfermedad y su cura estimulará el organismo para curarse solo. Antes que nada, se estimula el poder de autocuración del cuerpo en lugar de suprimir la enfermedad, como hace la medicina tradicional. Además se lleva un seguimiento del paciente en forma global o como un todo utilizando diversas sustancias de orígenes mineral, vegetal o animal en dosis bajas.

Ahora bien, puede ser considerada la homeopatía como un método terapéutico alternativo para tratar la fibromialgia? Según el Dr. James Dillard hay ciertos remedios homeopáticos que pueden ayudar a personas con fibromialgia, como el Rhus Tox. Dillard menciona que queda a discreción de cada paciente, el cual debe seguir utilizando este tipo de remedios si le funcionan bien.

En un reciente estudio sobre la artritis reumatoidea, se le preguntó a 195 pacientes con tratamiento homeopático si habían experimentado una mejoría en comparación con los otros tratamientos llevados. De estos, el 43% abandonó los otros tratamientos debido a la mejoría obtenida con la homeopatía, 24% adicional de los pacientes reportaron mejorías, pero continuaron también con su otro tratamiento y un 15% decidió continuar sólo con su tratamiento anterior. Además en algunas pruebas realizadas en Europa sugirieron efectos positivos en algunas condiciones como rinitis, fibromialgia e influenza.

En la homeopatía no se receta según la enfermedad, sino según la persona. Esto depende de cuál es el problema que está ocasionando u originando la ansiedad.

Algunos productos homeopáticos muy utilizados hoy en día son los siguientes:

Arnica- para el dolor, debilidad y rigidez.
Bryonia- ayuda a aliviar el dolor producido por el movimiento.
Hypericum- ayuda a mejorar el dolor irradiado hacia los nervios. Es altamente efectivo para el dolor en las extremidades.

Por otro lado, hay algunos productos efectivos para condiciones como la ansiedad, nerviosismo y fatiga mental, entre los cuales se encuentran:

Calcárea carbónica
Causticum
Cimifuga (Actae racemosa)
Kalmia latifolia
Rabunculus bulbosus
Ruta graneoleus

Finalmente, es muy importante enfatizar que a pesar de que algunos piensan que la homeopatía se puede aplicar a todo tipo de pacientes, aportando numerosos beneficios, dicho tratamiento debe estar bajo la supervisión de un profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog