lunes, 2 de julio de 2012

Simple&Real: un recorrido por la Feria Tendence de Alemania


  En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.


En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
Por Arq. Mariana Kratochwil
Directora de la revista Living.




Estuve en la nueva edición de la Feria Tendence, que se llevó a cabo en Frankfurt, Alemania. Es una feria de productos de decoración enorme en la que se exponen todas las novedades de las empresas para esta nueva temporada. Como cada vez que voy, me impresiona la manera tan linda que tienen de presentar las cosas y la creatividad de las firmas.
Les cuento algunas novedades que voy a ampliar en la revista Living de octubre:

En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
VUELTA A LO REGIONAL. El estilo globalizado (como no podía ser de otra manera) generó la necesidad de volver a las raíces de cada región. Por lo tanto, hay una demanda de productos de cada lugar, siempre con la combinación de productos actuales. En este caso estamos hablando del estilo alpino combinado con mantelería de lino en colores neutros.

En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
RETRO/ROMÁNTICO/VINTAGE. Una mezcla imposible de reducir a una sola palabra. El gusto por el romanticismo mezclado con los años 50 y también los ´70. Acá la puesta en escena de una confitería que, en realidad, es un local de decoración.

En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
GRAN IMPORTANCIA A LA PRESENTACIÓN. Con el auge de la venta por internet, las marcas apuestan a una ambientación súper estudiada para que el consumidor sienta ganas de ir a los locales en búsqueda de una experiencia sensorial, un paseo.

En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
ARTESANAL CON VISIÓN ACTUAL. La artesanía y los materiales nobles, por ejemplo la madera, aparecen como novedades. El uso del material es una manera rústica pero, a la vez, moderna.

En su columna semanal, la directora de Living te muestra lo mejor de esta enorme feria de productos de decoración; mirá las fotos y opiná.
SÚPER NORMAL. Debido a la amplia oferta, hay una vuelta a la búsqueda de objetos bien normales, casi iconográficos, sin tantas rarezas ni productos forzados. Tal es el caso de la vajilla clásica y los objetos básicos del hogar.
 
Encontrá más ideas para tu casa en el Room Finder. Si estás pensando en reformar tu casa, entrá al Direccionario de espacioLiving.com.
Si estás buscando soluciones para tu casa, entrá a reDecorate y dejá tu consulta. Entre Gustavo y los lectores te vamos a dar una solución a tu medida.

Mercado de pulgas: dorrego, de oferta


Un paseo por esta feria es un entretenido viaje hacia el pasado. Con pocos pesos se pueden comprar, además de antigüedades, objetos curiosos y fascinantes
 
 
Los buscadores de objetos insólitos pueden hacerse una fiesta en la esquina de Niceto Vega y Dorrego. Juguetes antiguos, auténticas lámparas de distintos estilos que recorren el siglo XX, muebles de campo, bachas inglesas, copas de cristal, libros y montones de cachivaches que pueden cambiar de status están a mano en los 200 stands que forman parte del Mercado de Pulgas de Dorrego.
Empezó a funcionar gracias a una ordenanza pública que se hizo efectiva durante la Intendencia de Facundo Suárez Lastra, en 1989. Antiguamente funcionaba allí el Mercado de Frutas y Verduras de Dorrego, en tierras que en 1920 habían sido cedidas por los ferrocarriles.
Desde entonces abre sus puertas de lunes a domingo, de 10 a 19. Se puede acceder por distintas entradas, tanto por la calle Dorrego como por Niceto Vega, para husmear bauleras enteras y tesoros encontrados en la calle o en volquetes.
Flea Market en Inglaterra o marché aux puces, en Francia, esta feria tiene el mismo nombre en diferentes países. Según el museólogo Gabriel Miremont, estas ferias comienzan a verse a mediados del siglo XIX a medida que va avanzando la burguesía. Antes la gente no tenía tantos objetos, no se desprendían de sus cosas ni las mandaban al desván porque pasaban de moda. Con la llegada de la fiebre del consumo, la gente empezó a cambiar muebles u objetos viejos por nuevos diseños. Además de los juntacosas que ofrecen sus hallazgos, de los coleccionistas y de los anticuarios, el mercado de Dorrego es frecuentado por decoradores y arquitectos que se especializan en remodelaciones. Se pueden encontrar lavatorios ingleses desde $ 20, rejas de hierro desde $ 10, y una gran variedad de muebles de diferentes estilos y décadas, como antiguas vitrinas de farmacia ($ 160), cómodas de roble ($ 100), sillones Thonet originales ($ 230), bancos de colegio ($ 50), una típica mesa riñón hecha en pino Oregon ($ 100), asientos de calesita ($ 70) o un sulky de juguete gigante, típico de los años 40. Los amantes del art déco también pueden encontrar lo suyo. Hay piezas únicas, como un pingüino francés de catálogo hecho en porcelana de Limoge firmado y de catálogo, o un juego de café en metal blanco.
Los puestos están organizados por rubros. Michael ofrece lámparas de las décadas del 40, 50 y 60, y también réplicas de diseños futuristas alemanes. Juan Virasoro tiene juguetes dirigidos a hombres que están entre los 25 y los 40 años, ya que considera que ellos no se privan a la hora de comprarse aquel autito que no tuvieron cuando eran chicos o quizá se perdió en alguna mudanza. En sus estantes hay Torinos ($ 45), Fiat 600 ($ 40) o un diminuto Citroën ($ 35), entre muchas curiosidades.
Claudio Yanini, profesional desocupado, se autobautizó como un ciruja cultural. Es el dueño de dos puestos: uno que funciona como galería de arte, donde invita a exponer a todo aquel que no encuentre su espacio y otro llamado Claudio Pocas Pulgas, nombre que remite a su carácter, ya que echa al cliente que le pide rebajas ya que considera que sus precios son más bajos de lo debido.
Tiene allí garrafas de cobre (20 pesos), una vitrina art déco ($120), o cepillos de carpintero ($ 7). Pero no es tan estricto como parece, porque si el cliente compra varias cosas, el precio baja automáticamente.
Se recomienda ir con mucho tiempo ya que el impacto puede ser abrumador por la gran variedad de rubros y por el desorden que reina en muchos de los puestos donde se amontonan pilas de objetos. Pero el que busca encuentra. Esa es la clave del éxito. .
Texto: Mariana Liceaga
Fotos: Andrea Knight y Patricia Di Pietro 
 

Nuevo Mercado de Pulgas: una recorrida por su flamante predio

  El remozado -y visiblemente más prolijo- Mercado de las Pulgas es un paseo que se impone estemos buscando o no un detalle único para nuestra casa. Los invitamos a visitar sus renovados pasillos


Sillas de hierro con tapizado original, pintadas a mano ($400 cada una, 70's, Local 7). Mesas de luz de los años 70 ($950 el par) y veladores modelo 'Hongo' ($380 el par, todo de Antiguos Sueños, Local 128).
Biblioteca escandinava (Héctor Antigüedades, Local 13); mesa de los años 60 ($850, Puesto 10, Local 10); adorno de cristal de Murano ($350, Antiguos Sueños, Local 128). Caramelera ($3.500, José Presentado, Local 145) y latas antiguas (desde $10, todas de Osvaldo Álvarez).
Foto 1 de 9
Producción: Ana Markarian | Fotos: Javier Picerno | Informe: Verónica Mariani.
Lo que parecía un trámite eterno se resolvió a mediados de este año. El Mercado de las Pulgas finalmente cruzó la calle para migrar a un recientemente inaugurado predio, espacioso, techado y bien construido. Los puesteros se lanzaron a la titánica tarea de trasladar sus miles de objetos, y hasta Tony, el personaje local, encontró un nuevo espacio para sus famosos sombreros.
Si todavía no fueron, los amantes de lo retro, buscadores de tesoros y curiosos en general se encontrarán con pasillos mucho más amplios (sobre todo los principales) y una organización sin precedentes. Cada espacio tiene un cartel que indica su número y, en la plaza central, hay un mapa de las distintas zonas del mercado. El recinto, incluso, alberga una exposición de viejas carretas, murales intervenidos por arte callejero e impecables baños públicos.
Hay quien pueda extrañar la vieja mística "del Pulgas", como lo llaman sus habitantes, porque es cierto: con el orden y el espacio se esfuma su espíritu casi clandestino del rejunte desbordado. Lo bueno es que las montañas de muebles, objetos, marcos, luminarias y obras de arte ya no abruman y se hace más sencillo reconocer lo que nos entusiasma e imaginar su uso potencial.
70's | Local 7 | 15-4474-7330 y 15-5562-8792
Marita abre su puesto esquinero cerca de las 12.30 para proveer una interesante cantidad de muebles retro que, con su equipo, recuperan sin cambiar su esencia. "Cada pieza antigua es intervenida respetando el paso del tiempo", explica con decisión. Eso quiere decir que si la silla, sillón o mesa llega en condiciones aceptables, vuelve a salir del Pulgas sin cambios, a menos que el interesado los pida. Hay lámparas de techo setentosas desde $250 y sillas desde $350, entre otras cosas que rotan constantemente.
Puesto 10 | Local 10
Entre estas cuatro frescas paredes reina un puestero con un marcado acento español que ofrece muebles de diseño originales de los 50, 60 y 70, americanos y escandinavos. Entre muchos otros, hay una mesa americana original de los años 60 de madera y vidrio a $850. Si no encuentra el modelo deseado, se puede encargar una reproducción exacta hecha por artesanos con buenas maderas, algo que alivia corazones encaprichados con viejos diseños, y a un precio más accesible que el de un original.
Atelier Rocco | Local 11 http://www.facebook.com/atelierrocco | atelierrocco@hotmail.com | 15-3262-7012
El artista Roque Daniel Cándido, mejor conocido como Rocco, le imprime arte a Las Pulgas. Desde hace años, se dedica exclusivamente a sus obras de pequeño, mediano y gran formato. Comparte cartelera con su mujer, Maga, que despliega un claro estilo africano, pero igual de colorido. Rocco, además, interviene cabinas telefónicas de la era Entel, que vende junto a sus piezas pictóricas a precios accesibles (hay cuadros desde $50). Un plus para los curiosos: pueden verlo trabajar porque armó su taller al fondo del puesto y pinta muchas horas por día.
Héctor Antigüedades & Diseño | Local 13 | martaben3@hotmail.com | 4661-4577 y 15-5503-4045
Al igual que su vecino del local 10, Héctor se especializa en diseño escandinavo y americano, particularmente de 1950. Como los años no vienen solos, su equipo se encarga de restaurar cada pieza y hasta tapizada si es necesario. Es un buen punto de partida para buscar mesas de comedor y sillones de gran tamaño.
Vera Melange | Local 29
Karina le da vida a este puesto dedicado al coleccionismo más pasional. Sus clientes siempre vuelven para llevarse revistas amarillentas (viejas Gente, El Gráfico, Burda, Billiken o Anteojito), medallas, abanicos, naipes, modelos de anteojos para leer de todas las décadas ($180 un ejemplar de 1920), mucha papelería e igual cantidad de fotos antiguas, discos de vinilo, latas de galletitas y bombones. De yapa, Karina interviene maniquíes (desde $ 180), hormas de zapato y valijas. Toma los objetos y los pinta con vibrantes colores o les aplica partituras y otros papeles vía decoupage.
Raúl Simón Estilo Campo | Local 32
Puesto pintoresco y ordenado, lleno de muebles de madera listos para llevar. Desde un cartel, anuncian que hacen muebles a medida con maderas recicladas, pátinas y decapé, lo que da indicios de estilo decorativo del local. Hasta el famoso cartel propone una buena idea: está formado por tablas de madera (que actúan de pizarra) enmarcadas con un marco de tamaño importante del mismo material. También hay respaldos de cama de hierro y vajilla.
Lo de Jorge | Local 57
Los detalles que otorgan alma al hogar se vienen a buscar acá. Hay cristalería decorativa, jarrones de vidrio, atriles con partituras, hormas de zapato, carteles urbanos en muy buen estado, frascos de farmacia (que, según comparten, están de moda), artículos de vitrina, valijas y lámparas. Para los exteriores, regaderas ($160) y baldes de zinc ($130).
Rincón Azul | Local 70
El bronce y los herrajes tienen quórum en este puesto, donde se trabaja de forma artesanal y a pedido. Hay réplicas de piezas antiguas, manijas, carteles, entradas de buzón, arañas, manijas para muebles, apliques de pared, cadenas, y una joyita: toalleros en varios tonos y diseño de principios de siglo pasado. También realizan reparación de arañas.
Om Cristal | Local 86
La cristalería tiene aquí su santuario, que se pavonea con piezas desde el 1900 hasta 1980. Hay copas de todo tipo, color y tamaño; perfumeros, jarras, ceniceros, floreros, botellones, centros de mesa, bomboneras, carameleras, queseras ($120) y más. Las piezas se venden sueltas o en juego, y también se compra todo aquello de valor que no encuentra más lugar en casa.
El Buen Estilo | Local 98 | vivianacrochet@hotmail.com | 5197-5225 y 15 5456-5486
Puesto liderado por Viviana y enfocado en dos vertientes. Por un lado, sillones de un cuerpo, butacas y chaise longue tapizados con la tela que el cliente elija (pana, chenile, etc.), y luminarias de techo y veladores, como el modelo de 1960 hecho de partes de acetato que se encastran ($120).
Por otro lado, hay mantas y almohadones de crochet elaborados por la dueña. No hay tejidos así en ninguna otra parte del mercado, y se puede llevar lo que hay o encargar a medida. Los tiempos y precios varían de acuerdo al trabajo. Además, alquilan mobiliario para producciones y hacen entregas a domicilio.
Suam | Local 106 | suam-eleonora@hotmail.com | 4776-4291 y 15-3639-4291
Eleonora López Sansac es toda una institución en Las Pulgas gracias a su colección de vajilla de entre 1870 y 1970, en permanente circulación y renovación. Hay un siglo de juegos de té, platos, teteras, azucareras, cubiertos de plata, pies de torta, torres, y cualquier otro ítem que integre la vajilla familiar o de un café de moda; y algún que otro delirio, como una tetera con forma de tanque de guerra o auto de carrera. Las piezas son oriundas de Europa, Argentina y Asia, como un juego de té naranja japonés que se vende completo o por piezas (desde $70). Como referencia, una taza de café con plato arranca en los $40. Eleonora compra, vende y cumple el sueño de la verdadera ceremonia del té.
La Merello | Local 126 | 15-4475-3796
Liliana regentea este puesto dedicado a lámparas, pequeños muebles, adornos, cromados y restauraciones de piezas traídas por el cliente. Su oferta se mueve entre los años 50 y 70, y las luminarias se caracterizan por tener diseño de mucho movimiento. Hay colgantes desde $150 hasta $1.500, y la gran estrella es la araña que simula ser un átomo, perfecta para ambientes espaciosos. Todo se entrega totalmente restaurado y también hace réplicas de modelos legendarios por encargo.
Antiguos Sueños | Local 128 | compraventa22@live.com | 15 5638-3152 y 15 6542-4099
Graciela y Cristian atienden con buen humor este puesto consagrado a los muebles pequeños, antigüedades, lámparas, apliques de pared, veladores, herrajes para baños y lámparas de hierro. También acomodan en su prolijo espacio espléndidos centros de mesa de Murano. Trabajan sobre todo los años 50, 60 y 70 y todas las propuestas son originales, como los veladores 'Honguito' ($380 el par) o las lámparas colgantes que se lucen desde el techo (desde $250).
Flopy | Local 131
Rosario se ríe y presenta a su puesto bajo el nombre de su hija Flopy, que con tres años ya tomó el mando. La pequeña se impone entre muebles chicos americanos y del 60, adornos, algunas piezas de vajilla, y marcos originales restaurados, el gran destacado. Los marcos son de roble y viejas maderas nobles, vienen tallados, pintados, de bordes redondeados, con relieve y cualquier otro trazo autóctono (hay desde $30 a $450). Si alguien necesita recuperar alguno propio, lo toman y lo dejan listo para usar.
Juan Carlos "El Peruano" | Local 136 | 15-6190-9602
Si de sillas se trata, Juan Carlos es el hombre a quien buscar. Se dedica desde el 99 las de estilo Luis XV, Luis XVI y cualquier otro diseño afrancesado que no se exceda por demás en torneados. Hay de otros tipos, y todas son originales. Él se encarga de mandarlas a pintar, lustrar y retapizar, y las vende por unidad o por juego. También fabrica, a pedido, banquetas nuevas con buenas maderas estacionadas.
José Presentado | Local 145 | 15-5228-7634
En sus inicios, este puesto se enfocó exclusivamente a muebles de madera estilo campo. Sin correrse de ese camino, hoy incursiona el mundo del hierro, con camastros y una caramelera con frascos de vidrio en perfecto estado ($3.500), por ejemplo, y en la técnica del patchwork de maderas antiguas de campo, que da lugar mesas, mesitas y demás muebles. Además de coloridos, estos muebles son únicos en todo el mercado. Por si fuera poco, José vende mesas de grandes dimensiones (por ejemplo, mesa de comedor de 3,50x1m) y algunos detalles más para decorar, como casitas de pajaritos de madera con techo de chapa.
Eduardo José Maze | Local 149
Casa especializada en sillones de todos los años y estilos. Los más codiciados son americanos góndola y mariposa ($2.800 el par) y ciertos ejemplares escandinavos. Entre tanta madera, se destacan los silloncitos de un cuerpo de plástico 'Huevo' o 'Pastilla' ($420 c/u), en vibrantes, y el juego de jardín de hierro blanco de cuatro silloncitos y mesa (sin tapa) a $2.000. Todo se vende tal cual llegó al puesto, pero no es un tema para preocuparse: por lo general, está en buen estado.
La Rosadita | Local 150 | labarracadeldorrego1@yahoo.com.ar | 15-6398-9099
En La Rosadita se enorgullecen de traer el campo a la ciudad. Por eso, no sorprende encontrar monturas, ponchos y mantas, ralladores súper antiguos (desde $200), regaderas, baldes y otros objetos de zinc. Por si fuera poco, hay botellas de vidrio de todas las épocas, las infaltables latas de galletitas (desde $40) y una larga lista de curiosidades, como un lustrador de zapatos fileteado y dos piezas de calesita de madera tallada pintadas a mano ($3.000 y $6.000).
Héctor Federico Abeldaño | Local 155 | esteban_abelda@hotmail.com | 15-3195-917 1
Padre e hijo son dueños de este espacio dedicado a los muebles. Todos. No hay un estilo que no esté representado, y se destacan especialmente el Provenzal, los muebles de campo y algunos ejemplares Chippendale. Hay sillas, mesas, escritorios, mesas de luz, dressoire y hasta percheros de madera. Los objetos se entregan ya restaurados.
Osvaldo Álvarez | Local 156
El pintoresco puesto de Osvaldo Álvarez atrae porque recuerda a una casilla de la Boca. Sus grandes chapas pintadas de vivos colores son el fondo perfecto para muchos espejos con marcos de madera en varios tamaños (de 1,20x0,80m, a $650), grandes latas de galletitas, ventiladores de pie, valijas y baúles (entre $70 y $450), muebles recuperados, máquinas tragamonedas que no funcionan, pero conservan su encanto ($700 c/u) y hasta columnas estructurales de hierro que esperan dueño y restauración. Puertas adentro (literalmente) hay latas de colección (desde $10), objetos de zinc, palos de amasar más viejos que las pastas, morteros, radios, frascos de cocina y muchas cosas atractivas para el ojo nostálgico.
  DATOS BÁSICOS
** El nuevo Mercado de las Pulgas queda en la manzana limitada por las calles Concepción Arenal, Martínez, Av. Dorrego y Av. Álvarez Thomas, en el barrio Colegiales.
** Debido a su cercanía con el Palermo cool, resulta muy difícil encontrar lugar para estacionar. Se recomienda buscarlo unas cuadras antes de llegar, por la zona de casas de Colegiales, o dejar el auto en algún estacionamiento sobre la Av. Córdoba.
** Abre de martes a domingos de 10 a 19. Por lo general, los puesteros respetan el horario, aunque algunos corran la reja cerca del mediodía. Lo bueno es que casi todos los puestos tienen carteles que indican los teléfonos, de los dueños, lo que facilita averiguar si están llegando o dando vueltas por el mercado, además de otras consultas.
** El martes es el día más tranquilo, y el que llega puntual, se encuentra con muchos puestos cerrados. Conviene aprovechar los días de semana a partir del mediodía, porque, aunque los locales ya están en pleno funcionamiento, hay menos gente circulando y consultando.
** Como el fin de semana se llena, hay que ir con paciencia y actitud para sacarle lo bueno, como el desfile de personajes, un atractivo en sí mismo.
** Y por si fueran pocas pulgas, hay más casas de antigüedades, muebles recuperados y otros objetos viejos sobre las avenidas Dorrego y Álvarez Thomas. No se pierdan la visita a Ohmio, frente a la entrada del mercado sobre Álvarez Thomas, un local muy bien presentado con muebles, jarrones, juegos de té y luminarias, todo listo para llevar.

El Mercado de las Pulgas

xnem

Lugar de encuentro. En un mundo donde cada vez hay mas pasajeros y menos viajeros. Todas las fotografías de este blog pertenecen a su autor, menos aquellas que así lo indican.


Capítulo especial para el Mercado de las Pulgas de París.
Le marché aux puces de Saint-Ouen en el distrito XVIII de la capital francesa es, para explicarlo de una manera gráfíca; muchos mercados. Quizá algunos conocéis el Rastro en Madrid; esporádico y en plena calle los domingos por la mañana, o el Mercat dels Encants Vells en las Glories de la capital catalana. O a lo mejor el “Mercat de la Escuraeta” en la Plaza de la Reina en Valencia. El Mercado de las Pulgas es todo eso y mucho mas, unos siete mercados juntos donde uno puede encontrar sencillamente de todo, todo lo que uno pueda buscar y muchas mas cosas que no hubiera podido ni siquiera imaginar. El nombre del mercado es fácil de adivinar, hace unos 121 años cuando se creó, la ropa vieja y los colchones de segunda mano estarían infectados de pulgas y con ellos todo al rededor.
Bonito sillón "ecológico" con reptil disecado.

Hay que dedicarle tiempo si busca algo concreto y el necesario si lo que quiere es pasear y disfrutar de la mañana. Yo fui un domingo y el ambiente era increíble, hay sectores mas canallas, mas de mercado de ocasión y sectores de anticuarios muy elitistas, los precios lo dicen todo, hay lugares accesibles solo para unos pocos y otros para todos los públicos.
Marcel´s Duchamp de saldo.
Auténtico secador de botellas, antes de ser ready-made como el de 1914.

Hay muchas anécdotas del mercado y personajes públicos internacionales, cuentan que Pablo Neruda buscaba mariposas de rabiosos colores y máscaras demoníacas.
metis me preguntaba el otro día que “qué era lo que no había comprado aquí”, simplemente Todo. Solo compré unas postales antiguas; de Paris, Londres, Barcelona y Egipto, no me gusta nada ir cargado en mis viajes. Pero disfruté mucho de la excursión, la muestra mas clara de lo que por allí vimos está en las imágenes. Aunque como en todo Paris, en este lugar lo mas atractivo era la mezcla de gentes y culturas.

Hay un señor leyendo. ¿Lo ven?
¿Necesitan alguna cosa para el jardín?

Archivo del blog