miércoles, 27 de junio de 2012

Totem Spirits


MOOSE

Propietarios de la página






Giant dweller of forest and marsh-land,
I face a time of uncertainty.
Fill me with your confidence, your wisdom.
Teach me when to speak and when to be silent.
Help me find a point of balance and harmony
That success may be mine in honor.


Self-Esteem, Primal Feminine Energies
Moose is one of the most ancient of the power totems.
A Moose totem gives you sacred and unique energy.
With a Moose totem you will be full of contradictions.
Awkward yet graceful.
Large yet able to move swiftly and silently.
Moose people usually have excellent depth perception.

Moose is also associated with the maternal forces of the world,
the primal feminine energies.
This can be awaken through water or the sea, the womb of life.
Mediate using the sounds of water or ocean.

Autumn is the power time of the Moose.

People with a Moose totem instinctively know balance:
when to use gentleness, when to use strength.
They know what to say, when to say it and to whom.
Moose people are usually wise beyond their years.

SÓCRATES NO EXISTIÓ.




Ciertamente, el filosofo Platón fue una encarnación del Maestro Ray Sol en la antigua Grecia. Telepáticamente, el se comunicaba con el Maestro Hilarión que estaba en Quinta Dimensión. Sócrates era un personaje ficticio creado por los dos para representar, en la época griega, las dos encarnaciones del Mesías en la Tierra como Anfión y Antulio. Siendo Anfión, dejo consignado, por escrito, el perfecto gobierno de los pueblos por medio de la República, sistema político que lleva en si la libertad física y mental, el correcto razonamiento desde lo interno. Estos fueron los ideales expresados por el filosofo Platón por medio del personaje Sócrates, que nunca existió ni era una persona real.

Escogieron el nombre de Sócrates por ser fonéticamente armónico, atractivo para el pueblo griego. También Platón, a través de sus diálogos, ilustro pasajes de la vida del rey Anfión, pues lo había conocido en lejanos tiempos y tenia reminiscencias de ello; aunque, conscientemente no lo recordaba. Esas experiencias las adaptó a las costumbres de la sociedad griega para impartir enseñanza correcta acerca del buen proceder en la vida y el amor al prójimo.

La mayor evidencia acerca de que Sócrates no existió está en que no dejo nada escrito ni tangible, porque todo ser de Luz encarnado con una labor especifica por cumplir debe dejar evidencias materiales de que existió y dio su aporte al avance de la humanidad. Una encarnación no se pierde nunca en la tradición oral transmitida verbalmente, pues siempre se deja algo en el plano, visible y tangible, que confirma haber estado allí ya sean objetos materiales, recuerdos reales, etc.

Los diálogos de Platón imparten una alta enseñanza y si existen todavía; aunque mutilados y casi perdidos; por lo tanto, no resulta posible que, de Sócrates, no haya ninguna confirmación material. Los Maestros Ray Sol e Hilarión se unieron por entonces para decir la verdad sobre las encarnaciones de Anfión y Antulio en la antigua Atlántida, pues ellos habían estado cerca del Maestro en aquella época. Por ley divina, esa luz no debía de extinguirse sino perdurar en la región del Atica, que es la Grecia actual, para resguardar el grandioso legado dejado en dos de las encarnaciones del Mesías, lo cual sería de gran importancia en los siglos posteriores, ya que influyo mucho en la Civilización Occidental como única luz brillando en las tinieblas del oscurantismo.

El Maestro Antulio dio al mundo el sistema de gobierno y organización social para el logro de la libertad e el bienestar humano. Este maravilloso legado era muy amplio y completo pues abarcaba la ciencia, las artes, la medicina, la política, la filosofía en general, palabra que, por entonces, quería decir Sabiduría y esta no se limita a una sola rama del saber humano ni a solo lo espiritual, pues son muchos los caminos de regreso al Padre Universal Creador.

Platón enseño que la libertad comienza en la mente, en la forma correcta de pensar y buscar la Verdad por propio discernimiento. Escribió sobre muchos temas de gran importancia, incluyendo la República y tuvo discípulos encarnados en puestos gubernamentales. El no estaba solo, pues vinieron muchos seres para acompañarlo y ayudarlo.

Los forjadores de la libertad en América, en la Revolución Francesa, la Rusa e importantes acontecimientos históricos incluyendo a los grandes pensadores del mundo, ellos tuvieron siempre, como fuente de inspiración, los escritos de Platón, incluso Filón de Alejandría que era neoplatonista.

Platón fue un antiguo filósofo griego que vivió en el siglo cuarto antes de Cristo. Escribió numerosas obras entre las cuales merecen especial mención las siguientes: Timeo, Felón, Fedro, el Banquete, Georgias, Autifrón, Pitágoras, las Leyes de la República. Murió en el año 348 antes de Cristo.

LA MUERTE DEL SOLITARIO GEORGE Y EL CIERRE DE RÍO+20


Edgar Isch López.
27 de junio 2012
 Ha muerto el Solitario George, un hecho que llama a la lamentación y a la reflexión. Por el momento en el que aconteció su muerte, parecería que es una protesta contra la burla que hay tras las últimas cumbres sobre Cambio Climático y la Río+20. Por ello, aquí no caben discursos rimbombantes, como los que los llamados líderes mundiales dan en esos grandes eventos internacionales en los que, al mismo tiempo, enfocan todo su interés en justificar la apropiación de la naturaleza en pocas manos, las mismas manos que se apropian también de la riqueza generada por el trabajo de una mayoría que muchas veces no puede siquiera comprar lo que ellos mismos producen. Lo que cabe es, por el contrario, tratar de comprender siempre que lo que obtenemos de la naturaleza no solo nos beneficia de inmediato sino que presenta otras consecuencias, lamentables a largo plazo.
 Con el Solitario se concluye la extinción de una especie que, al igual que el conjunto de especies de tortugas gigantes de las Galápagos, enfrentó la cacería de los piratas, la introducción de especies extrañas como las cabras que entraron a disputarles el alimento, el uso de su grasa para iluminar calles en el Archipiélago y el Ecuador continental. No fue un proceso natural sino que la acción humana provocó la transformación del hábitat que trajo esta lamentable consecuencia. Pero alguien seguramente pensará que ello era parte del desarrollo, que se trataba de aprovechar las ventajas comparativas, que cada una de esas eran oportunidades para salir de la pobreza y no quedarse sentados sobre sacos de riqueza. El costo-beneficio fue progreso, dirá algún otro, señalando que al fin de cuentas quedan otras especies para mantener el “verde” negocio del turismo empresarial.
 Y las opiniones, aunque algunas se oculten por no ser “políticamente correctas” en el momento, podrían continuar confrontándose. Porque son las opiniones contrapuestas entre quienes defienden los derechos de la naturaleza, que aplicadas a su tiempo habrían protegido a la especie del Solitario George, y las de aquellos que ahora plantean una “economía verde”, que no es más que una nueva línea de negocios de empresas capitalistas que se presentarán como incuestionables en su supuesto interés de cuidar la naturaleza. Desde allí, tal como se plantea en Río+20, se pretenderá que las transnacionales se roben el discurso ecologista así como se apropian de los bienes comunes, mientras continúen, perfeccionen y lleven a nuevos niveles técnicos la explotación de los bienes y funciones naturales transformados en recursos y servicios ambientales colocados dentro del mercado.
 Desde la perspectiva de la “economía verde” impulsada desde Río+20, la muerte del Solitario solo será lamentable porque se ha perdido el “servicio ambiental” que daba al ser una atracción turística. Los economistas ambientales (que no se confunda con los economistas ecológicos), calcularán la reducción de los costos hedónicos y los costos de viaje con los que podía contabilizar ese “servicio” de la centenaria tortuga. Los publicistas habrán perdido un ícono para sus campañas publicitarias. Universidades comerciales no tardarán en comprometerse para investigar los genes y otros aspectos que les permitan publicar en revistas indexadas, subir en el ranking que algunos confunden con calidad y vender más caros sus servicios educativos. Y nos seguirán hablando de “desarrollo”, que según lectura de Daniel Paz Barreto es una palabra repetida 574 veces en el documento final de Río +20 mientras no se escribe ni una vez “áreas protegidas” y se escribe “protegidas” en dos ocasiones cuando se trata de áreas marina.
 El eterno silencio de George es al mismo tiempo un grito desde las entrañas de la Tierra. Silencio que según se nos ha dicho, no impidió la relación fraterna con los guardaparques encargados de su cuidado, cuya labor nos habla también que la salida a los problemas ambientales empieza en el compromiso sincero sin el cual solo cabe caer más hondo en el hoyo de la crisis ecológica, que hay que recordar que es una expresión de la crisis general del sistema capitalista. Ellos, los funcionarios del Parque Nacional Galápagos, han demostrado y demuestran que se puede hacer ciencia atada a los más altos sentimientos humanos y que, al hacerlo, se toma partido por una convivencia entre sociedad y naturaleza.
 Nada tiene esto que ver con la ciencia “apolítica”, con los análisis pretendidamente “solo técnicos” que sirven de pretexto para no avanzar en las cumbres mundiales. Esa relación fría con la naturaleza no sirve para protegerla, porque el costo-beneficio, en términos del mercado, siempre implicará explotarla con el ofrecimiento de que será en beneficio de todos, lo que en un sistema segregador como el capitalismo resulta siempre falso y cínico. Querer una sociedad nueva, que asuma también una nueva relación entre sociedad y naturaleza, implica involucrar los valores y sentimientos humanos, la acción y la organización, la propuesta y la lucha, todo sin dejarse engañar por falsas soluciones como las que hoy se engloban en el “capitalismo verde”.

Archivo del blog