viernes, 22 de junio de 2012

Recetas para la vida – Tu trabajo también es tu vida


Por Becky Krinsky e Iliana Berezovsky

El trabajo es más importante de lo que pensamos; nos da mucho más que sustento — también mejora nuestra estima personal.

Claro que en general la persona que no trabaja no come, a menos de que tenga una herencia, reciba una buena pensión o tenga alguien que lo mantenga; La verdad es que uno tiene que trabajar no solo para comer, sino para nutrir su alma, alimentar su bienestar mental y crecer como individuo. Toda persona que no tiene retos, problemas que resolver y oportunidades para buscar nuevas alternativas, es más factible que se enferme, se aburra o simplemente le pierda el sabor a la vida.
Realmente el trabajar es mucho más allá que obtener dinero para pagar las cuentas y poder comprar lo que se necesita. El trabajo, es el verdadero secreto para encontrar fuente de la juventud.
Isaac es un señor de 78 años de edad, realmente no le hace falta nada, si él quisiera, podría dejar de trabajar, viajar y poder disfrutar con su esposa, hijos y nietos. Si  lo hace, pero con mucha medida, además de que  siempre lleva su teléfono para estar conectado con su oficina y sus clientes y sigue al pendiente de sus responsabilidades.
Para él, trabajo es muy importante. Piensa todos los días  donde y como puede hacer un nuevo negocio, (aunque en si no los haga) donde puede encontrar otra oportunidad, en fin… su mente siempre esta activa, con pensamientos dinámicos y con buenos consejos para aquellos que lo desean escuchar, ya sea, sus hijos, nietos u otra cualquier persona.
Una tarde, comiendo en compañía de sus hijos y nietos recibió un llamado que lo irrito mucho, de pronto dejo de sonreír, realmente se veía furioso, pasaron unos minutos se paro de la mesa y salió de la casa sin decir palabra. Lo único que se escuchaba eran sus gritos que daba cuando hablaba por teléfono a su oficina, después de media hora, entro poco mas tranquilo y serenamente, pidió un trago y sonrío, diciendo, “hay que comprarse problemas para poder resolverlos y seguir sintiéndose vivo”
Su familia que ya lo conoce, solo se tranquilizo ya que se dieron cuenta que solo había recibido otro llamado incomodo de su oficina.
Para Isaac, la vida son sus hijos, nietos y por supuesto su mujer, pero su trabajo, realmente es igualmente importante. Él vive para trabajar, disfruta lo que hace e insiste que no tiene ninguna intención de dejar de trabajar mientras este vivo.
Después de todo, es el trabajo su ingrediente que lo hace sentirse útil, joven y, sobre todo, ¡vivo!


La Receta:
Trabajando con gusto
Hay que aprovechar las oportunidades que tenemos para sentirnos eficente

INGREDIENTES:
  • 1 caja de consideración y responsabilidad
  • 2 cucharadas de lealtad
  • 1 taza de cortesía
  • 1 manojo de comunicación clara
  • 1 manojo de efectividad y objetividad2 puños de conocimiento
  • Sentido común al gusto.
CONDIMENTOS:
Amabilidad, comprensión, sentido del humor y paciencia.

MODO DE PREPARACIÓN:

  1. La seriedad y el profesionalismo en el trabajo dan la mejor oportunidad para poder sentirse productivo. El trabajo bien desempeñado produce resultados consistentes, que aumentan la estima personal, los logros profesionales y también, facilitan el éxito y la productividad.
  2. Cuando se crea un clima cortés, el ambiente se transforma en un lugar confortable y efectivo.  Las personas que se desenvuelven en un ambiente positivo, tienden a utilizar mejores recursos personales,  motivan a sus compañeros a hacer lo mismo y por consiguiente logran que todos se sientan cómodos, seguros y con mas entusiasmo para trabajar.
  3. Es importante separar el trabajo de la vida personal. Cuando se puede separar los problemas de la vida privada de los asuntos del trabajo, se mantiene un equilibro sano y necesario, logrando desarrollar la imagen profesional y, sobre todo se evita mezclar y contaminar ambientes.
  4. Consideración, comunicación clara y honestidad son ingredientes básicos para crear un óptimo clima de trabajo. Dar reconocimiento y respeto a los colegas fortalece lazos, crea un eficiente y sano equipo de trabajo.


“La persona crea su trabajo al mismo tiempo que trabajo crea el carácter de la persona; trabajar eficientemente permite que uno se sienta mejor.”

Archivo del blog