jueves, 20 de septiembre de 2012

"Hiroshima" Prueba del escalofriante.. PODER DE DESTRUCCION HUMANO !


En Hiroshima el 6 de agosto de 1945, víctima de la luz asesina de la bomba murieron 140.000 personas. Tres días después, en Nagasaki perecen, en un catastrófico instante, otras 74.000 personas. Muchos otros miles habrían de morir bajo los estragos de las heridas o la radiación en los siguientes días, meses o años.
La bomba arrojada sobre Hiroshima por el "Enola Gay", un B-29, poseía tres metros de longitud y un peso de 3.600 kilogramos, estalló a La discusión nunca será cerrada definitivamente....¿Fue necesario el uso de los fatídicos artefactos nucleares sobre las ciudades japonesas atestadas de civiles indefensos ......
Los bombardeos convencionales de la fuerza aérea norteamericana eran demoledores, se empleaban bombas incendiaria que explotaban a 580 metros de altura, muchas casas de madera eran adecuado pasto para los dragones del fuego que, así, rápidamente trituraban miles de hogares personas. Para algunos, el efecto devastador de los bombardeos convencionales habría obligado al Japón a su rendición en pocos meses, pero hoy resultan más claras otras razones para el uso de la sanguinaria pirotecnia radioactiva.
La explosión de las bombas atómicas era un mensaje para la Unión soviética, una señal para que los soviéticos advirtieran el creciente poderío militar norteamericano y para que pusieran un freno a sus posibles planes de expansión en Europa del este, o medir el impacto destructivo de esta nueva arma en una ciudad real.
En estos grandes documentales se recrea, mediante testimonios de sobrevivientes y la reconstrucción de los hechos, la fatal matanza donde un paradójico progreso tecnológico vomitó el espectro de la potencial capacidad de autodestrucción de la humanidad. 

 El holocausto japonés :Los campos de concentración en los Estados Unidos alojaron a unas 120.000 personas, en su mayor parte de etnia japonesa, más de la mitad de las cuales eran ciudadanos estadounidenses, en establecimientos diseñados para ese efecto en el interior del país, durante 1942 y 1948. El objetivo fue trasladarlos desde su residencia habitual, mayoritariamente en la costa oeste, a instalaciones construidas bajo medidas extremas de seguridad; los campos estaban cerrados con alambradas de espino, vigilados por guardias armados, y ubicados en parajes alejados de cualquier centro poblacional. Los intentos de abandono del campo en ocasiones resultaron en el abatimiento de los reclusos.
Hubo acuerdos con casi todos los países de Latinoamérica (salvo Argentina y Chile) para que estos enviaran algunos de sus respectivos ciudadanos de origen japonés a los campos de Estados Unidos y Panamá o aplicasen su propio programa de internamiento. Algunas de estas personas sólo eran descendientes de japoneses y nunca habían estado en Japón. En total 2.264 del Perú (1.800), Bolivia, Colombia, Costa Rica, la República Dominicana, Ecuador...............

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog