sábado, 14 de julio de 2012

Los maravillosos puentes colgantes de Cherrapunji, India

En el centro del mundo hay un árbol, y sobre ese árbol genético, cósmico o agreste caminamos. El árbol es la máxima metáfora del sosten de la vida, puente entre el cielo y la tierra, pero en la India, en Cherrapunji, una de laz zonas más húmedas del planeta, la gente literalmente camina sobre puentes de árboles vivos. Estos puentes vivientes son moldeados con raíces de árboles Ficus elastica, una especie también conocida como higuera de caucho. La gente local utiliza troncos huecos de árboles de betel para guíar sus raíces y tras redirigirlas por encima de los múltiples ríos de la zona, se les deja volver a enterrarse. Diez o quince años más tarde se vuleven lo suficientemente sólidas para servir como puentes.Ecoosfera
Los puentes llegan a medir más de 30 metros y soportan a más de 50 personas al mismo tiempo sobre su estructura de raíz de goma dura. Con el tiempo se vuelven más fuertes,  algunos de estos puentes tienen más de 500 años de edad. Una prueba de armónica tecnología natural, ingenieria prístina en fusión con la naturaleza, y paciencia. Y pese al aparente caos de nudos enraizados como una pesadilla telúrica digna de El Señor de los Anillos, sin duda es difícil encontrar un puente  que tenga mayores valores estéticos con el añadido de estar caminando (descalzo) sobre savia ancestral, cables orgánicos por donde se transmite el verde mantra de la Tierra. Es cuestión de gustos, pero no sería fácil escoger entre el Golden Gate y  los puentes de raíces vivientes de Cherrapunji.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog