sábado, 23 de junio de 2012

SI ASSANGE HUBIERA…

Silvia Arana
Quito, 22 de junio, 2012

Si Assange hubiera jugado el juego de los conglomerados de medios de información y se hubiera limitado a la denuncia de violaciones de derechos humanos cometidas por los gobiernos de China, de Rusia y otros países excluyendo a Estados Unidos y sus aliados, hoy no estaría donde está. Cuando WikiLeaks reveló miles de cables secretos entre el Departamento de Estado estadounidense y funcionarios de sus embajadas y consulados, la respuesta inmediata del gobierno de Obama fue la de emplear el poderoso estado y las corporaciones para aniquilar financiera, legal y políticamente a WikiLeaks y a su vocero Assange. Congelaron los fondos de WikiLeaks y la hundieron económicamente. Sin embargo, no lograron la victoria política.
 Uno de los trofeos de esta batalla fue el soldado estadounidense Manning, acusado de haber entregado información a WikiLeaks. Fue detenido hace dos años y sometido a un régimen de detención que garantice su destrucción física y mental. Este joven de poco más de veinte años quiso ejercer su derecho como ciudadano de informar al pueblo de EE.UU. sobre las políticas que su gobierno mantiene secretas. Un delito según las autoridades y el aparato de “seguridad nacional”. Manning sigue preso, y sus perspectivas de subsistencia son mínimas en aislamiento y sufriendo maltratos según denunció su abogado.
 ¿Ese es el futuro que le espera a Assange de ser extraditado a EE.UU.? Ni él ni su abogado Michael Ratner tienen ninguna duda de que en EE.UU. será acusado de traición -como lo dijera la Secretaria de Estado Hillary Clinton (la misma Sra. que acostumbra hacer bromas sobre asesinatos cometidos por orden de EE.UU. en el Tercer Mundo).
 WikiLeaks fue como el genio que una vez que salió de la botella, ya no pudo ser controlado: no se limitó a criticar a los chinos y a los europeos del este, sino que cada vez más, se centró en develar los abusos de poder, la tortura, los asesinatos llevados a cabo en nombre de la guerra contra el terrorismo por Estados Unidos, Israel, la OTAN… Ese fue el único delito de WikiLeaks y de Assange.
 Esto fue un gravísimo error para el que quiere vivir una larga y tranquila vida. O un valiente acierto si uno pretende vivir en un mundo mejor, asumiendo un compromiso con la verdad.
 Wikileaks causó un gran impacto en el mundo, ya no fue posible decir que “No hay pruebas de que EE.UU. estuviera implicado en el golpe de estado a Honduras o financiando a la oposición venezolana o inmiscuido en asuntos internos de Ecuador o financiando a los paramilitares colombianos “.
 Si Assange es extraditado a Estados Unidos (vía Suecia donde oportunamente se ‘investigan presuntos delitos sexuales’ en su contra) el poderoso aparato represivo de EE.UU. en connivencia con un poder judicial dependiente van a encargarse de destruir a Assange, quien no tendrá ninguna garantía de juicio justo. No solo  es responsabilidad del gobierno ecuatoriano otorgarle asilo político a Assange, sino que  deberían surgir propuestas de otros gobiernos de América Latina y del mundo que por respeto a la verdad, a la libertad de expresión, a la democracia se opongan al linchamiento de Assange. Y más allá de los gobiernos… ojalá que nosotros, la gente común, levantemos la voz contra la persecución de Assange y WikiLeaks, porque si nos quedamos callados, estaremos reproduciendo en pequeña escala esa tragedia recurrente de la historia, la de ignorar el sufrimiento del prójimo (la del holocausto, la de los desaparecidos de Argentina o la del actual genocidio perpetrado contra los palestinos por Israel). Gracias a WikiLeaks hoy no podemos decir: “Yo no sabía…”

1 comentario:

  1. Que contradicción........"No solo es responsabilidad del gobierno ecuatoriano otorgarle asilo político a Assange, sino que deberían surgir propuestas de otros gobiernos de América Latina y del mundo que por respeto a la verdad, a la libertad de expresión, a la democracia se opongan al linchamiento de Assange. Y más allá de los gobiernos"…

    ResponderEliminar

Archivo del blog