sábado, 23 de junio de 2012

Propietarios de casas de EE.UU. demandan a la administración Obama y a los grandes bancos por un masivo lavado de dinero a nivel global


 
Una nueva demanda implica a la administración de Obama y a algunos de los mayores bancos del mundo, en lo que podría ser el mayor caso internacional de lavado de dinero en la historia.
Esta red mundial de lavado de dinero, que supuestamente se formó durante el gobierno de Obama, ayudó a los bancos a robar a propietarios de viviendas en Estados Unidos a través de filiales offshore en paraísos fiscales infames y centros de lavado de dinero, como las Islas Caimán, la Isla de Man, Luxemburgo y Malasia.
Un comunicado de prensa publicado por MarketWatch (un sitio web propiedad de The Wall Street Journal) del 23 de abril de 2012, reveló que una gran cantidad de propietarios de viviendas en los Estados Unidos han presentado una demanda en el Tribunal Supremo de Nueva York, en el Condado de Kings. El comunicado afirma que la demanda implica a todos los prestadores de servicios de los principales bancos y sus filiales, así como a la administración de Obama, que presuntamente y de manera privada ratificó la formación de las sociedades ficticias, en violación no sólo de la Ley Patriota de los EE.UU., sino también de la ley Estatal y Federal. Todo ésto ocurrió mientras la administración alentaba, de manera pública, a los propietarios de casas para que modificaran sus préstamos.
La demanda, a la que se le ha asignado el número 500827, fue presentada por ”Spire Law Group y sus afiliados y socios en todo Estados Unidos, también alega que Bank of America, JP Morgan, Wells Fargo Bank, Citibank, Citigroup y One West Bank , entre otros bancos con acreditación federal, robaron cientos de millones de dólares de los propietarios de viviendas en Estados Unidos a través de compañías poco conocidas en el extranjero.
El dinero fue lavado después a través de sociedades offshore, y, sorprendentemente, la demanda es muy explícita en la identificación de determinadas sociedades mercantiles, así como de los países en que se ubican y que se utilizaron para ayudar a defraudar grandes sumas de dinero a los estadounidenses.
Estas actividades son violaciónes de las directrices de la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), de la ley estatal de Nueva York, por no hablar de otros estados, así como de la ley federal.
El abogado Eric J. Wittenberg, hizo algunas declaraciones en nombre de los demandantes en el caso:
El blanqueo de billones de dólares de dinero de los contribuyentes de EE.UU. – y la toma ilegal de las casas de los contribuyentes -era conocida por la Administración y tenía el apoyo explícito de la misma. La evidencia descubierta por los demandantes reveló que el gobierno ignoró los informes de sus propios organismos -y los informes del Departamento de Seguridad Nacional-sobre esta situación, que datan de una fecha tan lejana como 2010.
Peor aún, la Administración pretendía aprobar un ”acuerdo nacional bancario” sin dar a conocer ni dar ninguna información pública de los paraísos fiscales extranjeros ya totalmente controlados por los bancos de Estados Unidos. Afortunadamente, los propietarios de casas no están obligados a entrar en esta asignación bancaria fraudulenta.
Los muchos propietarios de viviendas involucrados en el caso están demandando a las instituciones financieras más importantes y a sus aliados extranjeros, no sólo por fraude y el robo, sino también por violaciónes de las leyes del estado de Nueva York y otras leyes.
Si esta demanda es lo que parece ser, una gran cantidad de información muy importante podría salir a la luz.
El comunicado de prensa declara:
Esta demanda explica por qué los préstamos fueron, en general, extrañamente modificados a partir de 2009. Esto explica por qué la crisis bancaria empeoró, paralizando la economía de los Estados Unidos. Es un hecho que la Administración ha gastado mucho más dinero en intentar detener las investigaciones bancarias que en las mismas investigaciones. Cuando los organismos de la Administración (como el FDIC) hicieron sonar el silbato, sus informes fueron ignorados.
Como si no fuera suficientemente malo que los bancos recauden dinero y no den crédito a las cuentas de los propietarios de viviendas, y como si no fuera suficientemente malo que los bancos, a continuación, ejecuten las hipotecas cuando saben que no tienen ningún interés jurídicamente exigible en los bienes raíces, ahora nos enteramos que han estado operando bajo el reinado de la desenfrenada libertad dada por la Administración, y algunos abogados generales de los Estados, creando esta red de lavado de dinero internacional.
Ahora que la luz del día ha brillado en ella, creo que todos podemos estar seguros de que el principio del fin de la crisis bancaria ha llegado.
Si este caso tiene éxito, podría muy bien significar un duro golpe a todo el corrupto sistema financiero mundial.
Fuente: Wake Up World

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog