jueves, 21 de junio de 2012

Cómo los pensamientos negativos bloquean el orgasmo.


La ausencia de pensamientos eróticos durante el encuentro sexual está relacionada con los problemas que algunas mujeres tienen para alcanzar el orgasmo, lo cual confirmaría el viejo adagio de que el mayor órgano sexual de la mujeres es el cerebro.

En un estudio que será publicado en un próximo número de la revista Sexologies, las mujeres que revelaron más dificultad para alcanzar el orgasmo, también señalaron haber tenido pensamientos automáticos negativos durante el acto sexual. Estos pensamientos negativos incluyen todo, desde aquellos que carecen de imágenes eróticas hasta los de fracaso y de abuso sexual.

"No hay una manera fácil de evitar los pensamientos negativos o de distracción, pero si sabemos que existen se facilita lidiar con ellos", explica la investigadora principal del estudio, Marta Xavier Cuntim.

Aproximadamente una de cada cuatro mujeres experimenta dificultad para alcanzar el orgasmo, incluso durante meses, y la incapacidad para experimentar este nivel máximo de excitación es la segunda queja sexual femenina más común, después de la falta de deseo, indica la psicóloga clínica de Portugal.

El nuevo estudio cuestionó a 191 mujeres sexualmente activas (entre las edades de 18 y 59 años) sobre su función sexual y los tipos de pensamientos que experimentaban mientras tenían sexo. Hubo seis tipos de pensamientos potencialmente problemáticos, como los de abuso sexual, fracaso sexual, falta de afecto, pasividad sexual y control, otros que no tenían carácter erótico, y defectos del cuerpo. Todos, con excepción de los pensamientos negativos sobre la imagen corporal, están asociados con el bloqueo para llegar a un orgasmo.

Debido a que el estudio no pidió a las mujeres analizar sus experiencias pasadas, los datos no permiten asegurar si la dificultad para alcanzar el orgasmo desencadena los pensamientos negativos, si éstos provocan la falta de orgasmo, o hay un ciclo entre ambos. Sin embargo, ciertas vulnerabilidades psicológicas pueden dar lugar a los pensamientos negativos, señala Cuntim. Y es que las mujeres con disfunción sexual con frecuencia llevan un 'equipaje mental', como pensar que el sexo es malo o que sus cuerpos no son deseables. Esos pensamientos aumentan el riesgo de dificultades sexuales.

Ella y sus colegas están probando el uso de una terapia psicológica llamada terapia cognitivo-conductual en la disfunción sexual en hombres y mujeres. La terapia cognitiva para los problemas sexuales tiene como objetivo cambiar la forma de pensar acerca de las situaciones sexuales y busca ayudar a las personas a desechar sus pensamientos negativos, dice la especialista.

"En última instancia, los resultados del estudio pueden ayudarnos a desarrollar nuevas estrategias de tratamiento para los trastornos del orgasmo", puntualiza Cuntim. Vía: LiveScience

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog